Público
Público

Dos cooperantes de Médicos sin Fronteras secuestradas en Somalia

La Policía mantiene rodeados a los captores de Mercedes García y Pilar Bauza y espera al jueves para resolver la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos trabajadoras de la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) fueron secuestradas ayer en Puntlandia, en el norte de Somalia. La médica Mercedes García, natural de León, y la enfermera argentina Pilar Bauza, fueron apresadas por hombres armados cuando se dirigían a primera hora de la mañana en un todoterreno de la organización al centro nutricional donde atienden a niños desnutridos. 'Bloquearon la carretera, me pegaron y se llevaron a las mujeres en el coche', relató el conductor del vehículo de MSF.

Por la noche, la Policía suspendió las negociaciones con los secuestradores -a quienes mantiene rodeados- para facilitar la liberación de las dos trabajadoras. En un principio eran seis los secuestradores, pero dos de ellos se entregaron al verse rodeados por la Policía.

'No sabemos en qué terminos se está negociando. Sólo que nuestras dos trabajadores están vivas y aparentemente en buen estado', dijo a Público el director de comunicación de MSF, Jaume Codina. Los secuestradores han prometido liberar a las dos rehenes si se respeta su vida y no se les persigue judicialmente, según dijo por teléfono a Efe el subjefe policial de Bossaso, Abdulahi Said Game.

Pilar llevaba seis meses en el proyecto; Mercedes había llegado hace un mes. Si para la enfermera Bauza la de Bossaso era su primera misión, Mercedes García era una veterana de la ayuda humanitaria. En MSF la consideran 'una todoterreno'. 'Es una veterana y ha realizado labores en otras crisis y países en conflicto. Mercedes se destacó, por ejemplo, por su trabajo en la crisis de las pateras en Canarias', dijo Codina.

En Puntlandia, la región norte de Somalia, tiene lugar una crisis parecida, pues miles de personas tratan cada año de atravesar el Golfo de Adén y llegar a las costas de Yemen. Muchos mueren intentándolo. En la capital, Bossaso, se acumulan los desplazados y los niveles de desnutrición infantil son muy elevados. Por eso MSF decidió abrir su proyecto en mayo de 2007. Dispone de clínicas móviles que asisten a los menores de cinco años en los campos. Los secuestros en Puntland han aumentado recientemente, pero suelen resolverse de forma pacífica tras el pago de un rescate. Los autores suelen verlo como una inversión para obtener dinero.

'El secuestro se está convirtiendo en negocio en Puntlandia', dijo a Reuters el vicepresidente de la región, Hassan Dahir Afqura.El pasado lunes fue liberado el cámara francés Gwen LeGouil, secuestrado el pasado 16 de diciembre, también en Bossaso. MSF ha evacuado a parte del personal internacional del proyecto, y sólo quedan tres expatriados en Bossaso para seguir el desarrollo de la crisis.