Público
Público

Corea del Norte anuncia la "fase final" de su escalada nuclear y EEUU le intimida con vuelos cerca de su costa

El régimen de Pyongyang afirma en la ONU que tiene capacidad para lanzar una bomba de hidrógeno intercontinental después de que el Pentágono anunciara que varios bombarderos sobrevolaron el país para mostrar "toda la gama de capacidades militares para defender a Estados Unidos"

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 6
Comentarios:

El ministro de exteriores norcoreano, Ri Yong-ho, en la sede la ONU.- REUTERS

Bombarderos y cazas de Estados Unidos volaron este sábado cerca de las costas de Corea del Norte para enviar un "mensaje claro" de que el país norteamericano dispone de "opciones militares" ante cualquier amenaza, informó el Pentágono.

"Esta misión es una demostración de la determinación de EEUU y un mensaje claro de que el presidente (Donald Trump) tiene muchas opciones militares para derrotar cualquier amenaza", afirmó la Portavoz del Pentágono, Dana W. White, en un comunicado.

"El programa de armas de Corea del Norte es una amenaza grave para la región Asia-Pacífico y toda la comunidad internacional. Estamos preparados para usar toda la gama de capacidades militares para defender a Estados Unidos y a nuestros aliados", subrayó White.

"Fase final" del esquema nuclear de Corea

Poco después de este anuncio, Corea del Norte afirmó ante la ONU que está entrando en la "fase final" del establecimiento de un sistema nuclear, que asegura tiene fines defensivos y sólo utilizará como "última opción". El ministro de exteriores norcoreano, Ri Yong-ho, dijo que para Pyongyang este esquema busca ser un "elemento disuasorio" para evitar que Washington pueda realizar "una invasión militar" e insistió en que para su país el "objetivo último objetivo es establecer un equilibrio de poder con Estados Unidos".

"Estamos a unos pasos de completar nuestra capacidad nuclear", afirmó ante la Asamblea General de la ONU el ministro de Exteriores norcoreano.

Ri informó de que su país recientemente "ha realizado con éxito" una prueba de una bomba de hidrógeno que podría ser montada en un misil intercontinental, "como parte de los esfuerzos para llegar al objetivo de completar una fuerza nuclear".

No mencionó en qué fecha se hizo ese ensayo, pero puede tratarse de la prueba realizada el pasado 3 de septiembre, considerada por los expertos como la bomba más poderosa desde que ese país inició sus ensayos nucleares, en 2006.

"Con esto, Corea del Norte ha entrado en la fase final para el establecimiento de una fuerza nuclear de acuerdo con el desarrollo de su desarrollo económico y el desarrollo simultáneo de su fuerza nuclear", agregó.

La portavoz del pentágono precisó que bombarderos B-1B procedentes del territorio estadounidense de la isla de Guam y cazas F-15C Eagle desplegados desde Okinawa (Japón) "volaron en el espacio aéreo internacional sobre aguas al este de Corea del Norte".

"Esto es lo más lejos al norte de la zona desmilitarizada (DMZ, que separa a las dos Coreas) que han volado un caza o un bombardero de EEUU sobre la costa de Corea del Norte en el siglo XXI", indicó el Pentágono. Esa operación, agregó White, remarca la "gravedad" del "comportamiento temerario" del régimen de Pyongyang.

Nuevas sanciones a Pyongyang

Las nuevas sanciones económicas incluyen la prohibición de visitar EEUU por 180 días a barcos y aviones que hayan estado previamente en Corea del Norte.

Este veto también se aplicará a barcos que hayan comerciado con otros buques que hayan visitado Corea del Norte en los 180 días previos.

El presidente Trump ordenó las sanciones a través de un decreto cuyo objetivo "es aumentar al máximo la presión sobre Corea del Norte para demostrar a sus líderes que el mejor y único camino es el regreso a la desnuclearización".

En su discurso en la Asamblea General de Naciones Unidas el pasado martes, el presidente estadounidense advirtió de que si EEUU es forzado a defenderse a sí mismo o a sus aliados "no nos quedará más opción que destruir totalmente Corea del Norte".

En su intervención ante la ONu, Corea del Norte calificó como "injustas" las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU por los ensayos balísticos y nucleares.

Las continuas pruebas de armas de Pyongyang, que le han deparado ya dos nuevos paquetes de sanciones de la ONU solo en 2017, y el tono beligerante de Trump han elevado enormemente la tensión en la península coreana en el último año.