Publicado: 11.08.2014 11:58 |Actualizado: 11.08.2014 11:58

Corea del Norte confirmará en su propio informe de derechos humanos que disfruta "de una vida libre y feliz"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Corea del Norte anunció hoy que publicará su propio informe sobre la situación de los derechos humanos en el país para mostrar "la verdadera imagen del pueblo" y refutar las "mentiras e invenciones" que atribuye a EEUU y sus aliados.

"El informe mostrará la verdadera imagen del pueblo de la RPDC (Corea del Norte) que "disfruta de una vida libre y feliz bajo el sistema socialista", aseguró el régimen de Kim Jong-un en una nota o publicada por la agencia estatal KCNA, sin mencionar la fecha en la que se publicará el documento.

El informe, aseguró, "servirá para destapar los cobardes movimientos de EEUU y otras fuerzas hostiles que trabajan malintencionadamente para derribar la ideología y el sistema social de la RPDC".

Corea del Norte aseguró que existe una asociación estatal que desde 1992 garantiza que los derechos humanos se respeten en el país.

Sin embargo, expone, las "fuerzas hostiles" tratan de "engañar a la opinión pública con mentiras e invenciones", por lo que es "muy importante ayudar a la gente a deshacerse de sus prejuicios e incomprensión" sobre la hermética dictadura norcoreana.

El anuncio es una clara respuesta al último informe de la ONU publicado el pasado marzo, que acusó a Corea del Norte de practicar "crímenes contra la humanidad" equiparables a los cometidos por el nazismo alemán o el "apartheid" en Sudáfrica.

Concretamente, el informe documenta casos de "exterminio, asesinato, esclavitud, desapariciones, ejecuciones sumarias, torturas, violencia sexual, abortos forzosos, privación de alimento, desplazamiento forzoso de poblaciones, y persecución por motivos políticos, religiosos o de género".

El documento de la ONU, que Pyongyang considera "inventado", se redactó a partir de los testimonios de 240 personas, entre ellos 80 supervivientes de campos de trabajo conocidos como "kwanliso".

Entre 80.000 y 120.000 prisioneros políticos permanecen recluidos en cuatro grandes "kwanliso", donde son privados de alimentos como forma de control y castigo, y sometidos a trabajos forzosos, según desveló la comisión de la ONU.

Su presidente, Michael Kirby, ha solicitado en varias ocasiones llevar el caso a la Corte Penal Internacional (CPI) aunque China, que tiene derecho a veto en el Consejo de Seguridad, sugirió que no aceptaría la propuesta.

El régimen gobernado por la dinastía Kim se ha negado hasta ahora a abrir sus puertas a los expertos de Naciones Unidas encargados de evaluar la situación de los derechos humanos en el país.