Público
Público

Corea del Norte emite una alerta de ataque aéreo

El gobierno de Kim Jong Un pone en su "alcance de tiro" bases de Estados Unidos en Japón y Guam

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Corea del Norte ha emitido una alerta de ataque aéreo y ha instado a sus Fuerzas Armadas a llevar a cabo acciones inmediatas, según han informado los medios de comunicación gubernamentales. Y, en medio de la escalada de tensión con Corea del Sur y Estados Unidos, anunció que se encuentran a su 'alcance de tiro' las bases militares norteamericanas en la región del Pacífico, como respuesta al despliegue en Corea del Sur de submarinos y bombarderos estadounidenses con capacidad nuclear.

El Gobierno norcoreano ha emitido la alerta a las 9.32 horas del jueves (1.32 horas en España) y ha ordenado a toda la población, tanto civil como militar, a quedarse a cubierto, y a las Fuerzas Armadas a estar preparadas para reducir eventuales daños. La prensa norcoreana no ha especificado si se trata de un ataque real o si forma parte de un ejercicio militar. Una fuente del Gobierno surcoreano ha indicado a la agencia de noticias Yonhap que podría ser una respuesta al despliegue de los bombarderos estadounidenses B-52.

'Estados Unidos no debe que olvidar que la Base de la Fuerza Aérea de Anderson en Guam, donde despegan los B-52, y las bases navales en Okinawa y el resto de Japón, donde hay submarinos nucleares, se encuentran dentro del alcance de tiro' de Corea del Norte, aseguró el portavoz del Comando Supremo del Ejército Popular. En el comunicado divulgado por la agencia estatal KCNA, el portavoz militar advirtió a EEUU de que 'reaccionará a las bombas del enemigo con un ataque nuclear más poderoso', una amenaza que, aseguró, 'no es para nada un discurso vacío'.

Corea del Norte considera la presencia de los bombarderos nucleares estadounidenses en el Sur 'una amenaza y una coacción' que pretende reproducir 'un simulacro de ataque nuclear' sobre territorio norcoreano. Ya respondió ayer al despliegue en Corea del Sur de los B-52 con la promesa de una 'fuerte acción de respuesta militar' y, por otra parte, hace una semana aseguró que Japón 'no será una excepción' si realiza un ataque nuclear preventivo sobre los aliados. Ambas advertencias se engloban en una agresiva campaña de amenazas verbales que Corea del Norte inició hace dos semanas en respuesta tanto a los ejercicios militares de Seúl y Washington como a las nuevas sanciones impuestas sobre el país comunista por la ONU tras su última prueba nuclear de febrero.

Corea del Norte considera que los B-52  en el Sur son 'una amenaza y una coacción'

Ayer, el líder norcoreano, Kim Jong Un, supervisó unos ejercicios militares en los que las Fuerzas Armadas habrían empleado aviones no tripulados ('drones') para atacar objetivos surcoreanos simulados, entre ellos un misil de crucero Tomahawk. Horas antes de estos ejercicios militares, Pyongyang había amenazado con 'una fuerte respuesta', si Estados Unidos volvía a desplegar bombarderos estratégicos B-52 en la península coreana, al considerar que sería una 'provocación intolerable'.

Estados Unidos ha trasladado en las últimas horas sus bombarderos B-52, ubicados en la isla de Guam --territorio de ultramar del país norteamericano--, para que participen en las maniobras militares que lleva a cabo con Corea del Sur al inicio de cada primavera. Fuentes estadounidenses han confirmado a la agencia de noticias surcoreana que los aviones de combate forman parte de su Comando Permanente en el Pacífico, pero han rehusado detallar cuántos bombarderos estratégicos están desplegados en Guam.

El desplazamiento de estos bombarderos estratégicos en los alrededores de la península coreana ha suscitado un gran temor regional porque son capaces de llevar a cabo un ataque nuclear. EEUU ya desplegó en ediciones anteriores de sus maniobras anuales con el Sur submarinos y bombarderos con capacidad nuclear, pero es la primera vez que ha anunciado este hecho abiertamente, lo que ha desatado la fuerte respuesta de Corea del Norte en pleno ambiente de tensión. También mantiene unos 28.500 efectivos militares en Corea del Sur, país al que se compromete a defender ante un hipotético ataque del militarizado régimen del Norte.