Público
Público

Corea del Norte instaura un régimen hereditario

 El hijo menor de Kim Jong-il, favorito a la sucesión, ocupará varios altos cargos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El suspense que envuelve la sucesión del régimen de Corea del Norte se acerca a su fin. El líder norcoreano, Kim Jong-il, otorgó ayer dos altos cargos políticos a su tercer hijo y candidato favorito a ser su heredero, Kim Jong-un.

Kim Jong-un fue designado vicepresidente de la Comisión Militar Central y miembro del politburó del Partido de los Trabajadores (PT) durante un congreso político extraordinario que tiene lugar esta semana en Pyongyang, el primero desde 1966. El día anterior, pocas horas antes del inicio de esta reunión, Kim Jong-un, de 27 años, fue ascendido a general de cuatro estrellas, el máximo rango del Ejército Popular norcoreano. El régimen también promovió a la misma categoría militar a la única hermana de Kim Jong-il, Kyong Hui.

El ascenso militar de ambos fue interpretado como una maniobra del Querido Líder para asegurar que el control del país permanecerá en manos de la misma dinastía familiar. El padre del actual mandatario, Kim il-Sung, fue el fundador del régimen comunista de Corea del Norte en 1948.

Los nombramientos de los últimos días coinciden con las expectativas de los analistas, que consideran a Kim Jong-un el candidato favorito para suceder a su padre, de 69 años, cuyo estado de salud es muy frágil desde que tuvo un derrame cerebral hace dos años. Las especulaciones acerca del posible traspaso de poder han aumentado tras los dos viajes secretos que Kim Jong-il realizó este año a China, el principal aliado político y económico del país. El gigante asiático compra materias primas a Corea del Norte, y es su principal suministrador de ayuda humanitaria. Los expertos creen que la influencia de Pekín es estratégica para garantizar un proceso de sucesión estable en Corea del Norte.

Futuro incierto

'Mientras Kim Jong-il siga vivo, esto es sólo el principio de un proceso de sucesión y no la sucesión en sí', señaló a The Wall Street Journal Gordon Flake, experto en Corea del Norte de la Fundación Mansfield (Washington).

Una de las incógnitas que plantean los observadores internacionales es si el traspaso de poder llevará a una mayor apertura del país, que el régimen de Kim Jong-il ha mantenido cerrado al exterior. Kim Jong-un estudió en Suiza, permaneció cinco años en la escuela militar de Pyongyang, pero nunca cumplió con los diez años de servicio militar obligatorio. Los analistas especulan que su primera aparición oficial será durante el desfile militar programado para el próximo 10 de octubre.