Publicado: 09.09.2016 09:22 |Actualizado: 09.09.2016 15:37

Corea del Norte realiza otro ensayo nuclear, el más potente hasta la fecha

El régimen hace su quinta detonación atómica, pese a las fuertes sanciones que le supuso la última, en enero de este año. La prueba ha causado un terremoto de magnitud 5,3

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El director de la división de monitoreo de terromotos y volcanes de la Administración Meteorológica de Corea del Sur muestra el movimiento sísmico de Corea del Norte. EFE

El director de la división de monitoreo de terromotos y volcanes de la Administración Meteorológica de Corea del Sur muestra el movimiento sísmico de Corea del Norte. EFE

SEÚL. -Corea del Norte ha confirmado este viernes en la televisión estatal que ha llevado a cabo su quinta prueba nuclear, en el día en que el país celebra el 68 aniversario de su fundación.

El ensayo atómico tuvo lugar en la base de Punggye-ri, al nordeste del país, el mismo lugar donde Corea del Norte ya detonó explosivos nucleares en 2006, 2009, 2013 y en enero de este año, que le reportaron fuertes sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

En el anterior ensayo nuclear de enero Corea del Norte aseguró haber usado una bomba de hidrógeno, algo que los expertos pusieron en duda, mientras en la detonación de hoy la televisión estatal del país comunista no ha hecho alusión al tipo de explosivo. No obstante, en un comunicado Corea del Norte ha asegurado que la prueba de este viernes consistió en la detonación de una cabeza atómica que puede acoplarse a sus misiles, lo que de ser cierto supondría un importante avance en las capacidades militares del país.

Esta última prueba nuclear habría liberado 10 kilotones de energía, según cálculos del Ejército surcoreano, lo que la convertiría en la más potente llevada a cabo hasta la fecha. La detonación causó un seísmo de magnitud 5,3 en la escala Richter al noreste del país.

La nueva prueba atómica es una "medida de respuesta a EEUU y nuestros enemigos que nos han sancionado, negando nuestro estatus de orgullosa potencia nuclear y criticando nuestras acciones basadas en el derecho a la autodefensa", expresó la locutora Ri Chun-hee, encargada de radiar los principales anuncios del régimen, en un breve espacio informativo especial emitido por la televisión estatal KCTV alrededor de las 13.00 hora local (03.30 GMT). "Vamos a seguir reforzando nuestras capacidades para impulsar nuestra fuerza nuclear", concluyó.



Condena de la comunidad internacional

La anterior prueba nuclear de enero y el lanzamiento un mes después de un cohete espacial con tecnología de misiles balísticos acarrearon al país duras sanciones de la ONU que prácticamente están ahogando su comercio exterior.

Las reacciones de la comunidad internacional tras esta nueva detonación tampoco se han hecho esperar. El Gobierno de Corea del Sur ha condenado la acción al considerarla una "provocación intolerable", mientras Japón la calificó como una "grave amenaza" para su seguridad.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha propuesto a los países "aliados y socios" que el ensayo tenga "serias consecuencias", según informó la Casa Blanca en un comunicado. Obama calificó de "provocación" la prueba nuclear y reiteró "el compromiso inquebrantable de Estados Unidos con la seguridad de los aliados en Asia y en todo el mundo".

Por su parte, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) habló de una "clara violación" de las resoluciones del Consejo de Seguridad y un acto "preocupante y lamentable".

También China, pese a ser el mayor aliado de Corea del Norte, ha expresado su fuerte oposición a la prueba. "El Gobierno chino se opone contundentemente", subraya el departamento de Asuntos Exteriores chino en el comunicado. "Instamos con contundencia a que Corea del Norte (...) cumpla con las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU y pare de llevar a cabo acciones que empeoran la situación".  Las relaciones entre ambos países se han enfriado, precisamente, a raíz de estos ensayos. China ha tenido que activar la respuesta de emergencia por radiación tras el movimiento sísmico detectado en Corea del Norte.