Público
Público

Las dos Coreas se reconcilian tras la escalada bélica

Altos cargos hablarán el 8 de febrero sobre los ataques que casi provocan una guerra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En un par de meses, las dos Coreas han pasado de estar al borde de la guerra a estar a un paso de la mayor reconciliación de los últimos años. Ambos ejércitos pactaron ayer un encuentro para el 8 de febrero en Panmunjon, el complejo de barracones militares donde los dos enemigos íntimos se reúnen (y se controlan) desde 1953.

Allí discutirán sobre los incidentes que encendieron la mecha del conflicto el año pasado: el hundimiento de la corbeta surcoreana Cheonan, en el que murieron 46 marineros, y el bombardeo de la isla de Yeonpyeong, a finales de noviembre, en el que fallecieron cuatro personas, dos de ellas civiles, y que impulsó la mayor escalada bélica en la región desde el fin de la guerra de Corea.

'Tenemos la intención de iniciar un diálogo a nivel de trabajo y comprobar la seriedad de Corea del Norte', explicó ayer el presidente surcoreano, Lee Myung-bak, en rueda de prensa. Se espera que los coroneles Moon Sang-gyun (Sur) y Ri Son-kwon (Norte) encabecen la reunión.

El principal objetivo, aparte de tantearse mutuamente, será preparar el terreno para la posible celebración de una cumbre intercoreana. En ella participarían los dos ministros de Defensa. Sería el tercer encuentro de ese nivel desde los de 2000 y 2007.

El ministro de Defensa surcoreano, Kim Kwan-jin, afirmó que estaba dispuesto a encabezar la cumbre, pero que para que eso ocurra Corea del Norte debe pedir disculpas y asumir responsabilidades por los dos ataques. 'Ya sean conversaciones a seis bandas o Sur-Norte, Corea del Norte primero debe cambiar su posición. Creo que es una buena oportunidad para ellos, tengo grandes esperanzas de que entenderán que es la hora del cambio', añadió el presidente Lee.

Un canto a la paz que parece difícil que se plasme en hechos. Pyongyang insiste en que el bombardeo sobre la isla de Yeonpyeong se debió únicamente a un acto de defensa propia, después de que Seúl lanzara fuego de artillería en aguas norcoreanas.