Público
Público

El corralito en Chipre durará hasta el jueves

Los bancos de la isla permanecerán cerrados hasta que el Parlamento apruebe la quita a los depósitos. El Eurogrupo, que ha reaccionado ante el clamor contra el expolio, analiza este lunes la propuesta de Nicosia para reducir el impacto de

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los bancos en Chipre permanecerán cerrados el martes y el miércoles a la espera de que el Parlamento apruebe la quita a los depósitos bancarios. La votación se producirá previsiblemente mañana y el corralito, por tanto, se extenderá hasta el jueves, según ha informado el Banco Central del país en un comunicado, informa Efe. Además, los ministros de Economía del Eurogrupo se encuentran ahora celebrando una teleconferencia en la que analizan la propuesta de Chipre sobre el cambio de los porcentajes de la quita a asumir por sus ahorradores como consecuencia del rescate de 10.000 millones de euros.  

Con anterioridad a esta convocatoria, varios líderes de la eurozona y algunos representantes de la troika, integrada por la CE, el BCE y el FMI, ya hicieron declaraciones que dejaban la puerta abierta a una modificación de los términos de esa quita y dejaron a Nicosia la responsabilidad de fijar los porcentajes. De hecho, el Gobierno chipriota ha acordado con los acreedores un proyecto de ley mejorado sobre la quita a los depósitos privados que suaviza el impacto a los pequeños ahorradores. Fuentes cercanas a la negociación que hablaron bajo condición de anonimato señalaron que será el nuevo borrador el que se someta a votación. Esta decisión llega después de que las encuestas mostraran cómo la mayoría de los ciudadanos se opone a las medidas aprobadas por el Eurogrupo.

El nuevo proyecto prevé un impuesto extraordinario del 3 % para los depositarios con ahorros inferiores a 100.000 euros en vez del anterior 6,7 %, y un 12,5 % para los depósitos superiores a 100.000 en vez de 9,9 %. Aunque en un primer momento la votación estaba prevista para esta tarde, el Ejecutivo ha decidido aplazarla hasta el martes, según ha informa la cadena de televisión pública RIK. El retraso se debe a que el Gobierno quiere mantener una teleconferencia con el Eurogrupo en la que se podría abordar el nuevo borrador de ley acordado con la troika.

En un discurso televisado anoche, el presidente chipriota, Nikos Anastasiadis, había avanzado que seguiría dando batalla en las horas que faltaban hasta la votación para mejorar la situación de los ahorradores. 'Comparto completamente el sentimiento desagradable que ha causado esta decisión difícil y costosa. Por eso tengo previsto seguir dando batalla para que las decisiones de la eurozona sean mejoradas en las próximas horas con el fin de limitar el impacto sobre los pequeños ahorradores'.

Previamente, el presidente había asegurado que en la reunión del Eurogrupo se le habían planteado, a modo de chantaje, solo dos opciones, la quiebra o la quita. El Parlamento tiene previsto votar esta tarde el paquete de medidas del Eurogrupo, en una sesión extraordinaria en la que el respaldo no parece garantizado, si bien la nueva versión del proyecto de ley podría facilitar las cosas.

El partido conservador de Anastasiadis, DISY, y su socio, el centrista DIKO, sólo superan la mayoría absoluta por un voto, con 20 y 8 escaños, respectivamente. El parlamento chipriota cuenta con 56 escaños. Con sólo un diputado que abandone la disciplina de voto, el proyecto podría quedar rechazado. Esta situación podría darse si uno de los diputados de DIKO decide votar en contra de las medidas, tal y como anunció ayer. Otros dos diputados de este partido adelantaron que todavía no tienen decidida su postura.

Un 71% de chipriotas cree que el Parlamento debería votar contra de las medidas del Eurogrupo

La inmensa mayoría de los chipriotas, un 71%, considera que el Parlamento debería votar hoy en contra de las medidas aprobadas por el Eurogrupo, que incluyen un impuesto extraordinario de un 9,9 % a todos los depósitos superiores a los 100.000 euros y del 6,7% a los inferiores, según se desprende de una encuesta realizada ayer domingo por la compañía Insight Market Research.

La misma encuesta muestra que un 73 % cree que Anastasiadis fracasó al buscar un buen acuerdo en Bruselas y sólo el restante 27 % opina que hizo todo lo posible. Por otra parte, el 62 % considera que, a pesar de la situación actual, Chipre debe permanecer en la zona euro.

La decisión desencadenó una ola de ira popular y durante el fin de semana mucha gente intentó sacar el máximo posible de los cajeros automáticos, y los únicos bancos que abrían en sábado, los cooperativos, tuvieron que cerrar y suspender toda transacción.