Público
Público

Cristina Fernández, operada durante dos horas de un hematoma craneal

La presidenta de Argentina permanecerá en la UCI durante las próximas 48 en las que solo podrá recibir visitas de familiares directos. Estará un mes de reposo en plena campaña de los comicios que se celebrarán el

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La operación a la que se ha sometido este martes la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, para evacuarle un hematoma craneal ha terminado hace unos minutos y se espera que en breve el centro sanitario haga público un parte médico, ha informado el diario La Nación en su edición digital.

El diario ha indicado que la operación quirúrgica de bajo riesgo en la Fundación Favaloro ha durado 'unas dos horas'. En las próximas 48 horas, la presidenta argentina sólo podrá recibir visitas de su familiares directos, toda vez que permanecerá en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Además, Fernández deberá estar ingresada en este centro médico 'al menos una semana en una habitación común', según el rotativo.

La mandataria ingresó el lunes en la Fundación Favaloro a las 13.10 horas (18.10 hora peninsular española) para someterse al preoperatorio. Posteriormente, pasó la noche en una habitación del sexto piso del centro médico, que había sido desalojado para el ingreso de la presidenta.

La presidenta sólo podrá recibir visitas de sus familiares directos en las próximas 48 horas

Entre los funcionarios que han llegado este martes a la Fundación Favaloro figura, entre otros, el secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimaro, que fue el encargado de informar a la opinión pública sobre la salud de Fernández cuando se sometió a otra intervención por tiroides.

La Casa Rosada anunció el sábado pasado que la mandataria debería guardar un mes de reposo después de que un golpe que sufrió el 12 de agosto le provocara un hematoma que en los últimos días le generó fuertes dolores de cabeza lo que la dejará fuera de la campaña electoral para unos comicios clave en su Gobierno que se celebrarán el 27 de octubre. Además, llega en un momento delicado para su administración ya que la economía da muestras de debilidad y la alta inflación se acelera.

Fernández, de 60 años y quien tiene un estilo de gestión centralizador del poder, venía encabezando los mitines en un intento por fortalecer a los principales candidatos oficialistas que se encuentran rezagados en las encuestas.

Según los sondeos, el Gobierno podría perder el control del Congreso en los comicios, dejándolo sin posibilidades de impulsar una reforma constitucional que habilite a la presidenta a presentarse a un tercer mandato, como aspiran sus aliados.