Público
Público

Uno de cada cuatro irlandeses cree que ellas tienen parte de culpa en una violación

Creen que su vestimenta, su historial sexual, la cantidad de alcohol o transitar por lugares apartados justifican a la agresión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Uno de cada cuatro irlandeses todavía piensa que una mujer violada es, en parte, culpable de ese delito ya sea por su vestimenta, su historial sexual o por la cantidad de alcohol que haya tomado, reveló hoy una encuesta elaborada por el rotativo The Irish Examiner.

El sondeo, efectuado por la firma demoscópica Red C para ese periódico, también descubrió que las actitudes hacia las víctimas de violaciones cambian significativamente según la edad, la clase social o el estado civil de los encuestados.

Jurados poco imparciales 

Así, las personas viudas, divorciadas o separadas se muestran más duras con las víctimas que las casadas o las que conviven con una pareja de hecho.

Según The Examiner, esas circunstancias son aprovechadas, por ejemplo, por las defensas de los acusados de delitos sexuales para influir en la decisión de ciertos miembros de un jurado popular en procesos judiciales.

En general, más del 30% de los encuestados creen que la víctima es, de alguna manera, responsable de la violación si 'flirtea' con el agresor o no dice 'no' tajantemente a sus avances sexuales.

Para un 10%, la mujer es totalmente responsable del delito si ésta ha tenido en el pasado varias parejas sentimentales, mientras que uno de cada tres la culpa entera o parcialmente si lleva ropa 'provocativa'.

Sorprende, además, que hasta un 38% de los irlandeses atribuye a la mujer parte de la culpa de la violación si la agresión se ha cometido en una zona remota o desierta.

Los resultados de esta encuesta coinciden con los de un estudio elaborado en 2002 por la Unidad de Atención a Víctimas de Violaciones de Dublín (DRCC, sus siglas en inglés).

Este informe reveló, por primera vez, que el 15% de la ciudadanía creía que una mujer violada no es una víctima inocente.

La directora de la DRCC, Ellen O'Malley Dunlop, afirmó hoy que los resultados de la encuesta del The Irish Examiner justifican la reticencia de muchas víctimas para denunciar las agresiones y explican 'por qué menos de un 10% de las denuncias desembocan en condenas'.

'Por su propia definición, la violación no es un acto consentido y el agresor es siempre el responsable. Sólo porque una mujer se encuentre en una situación vulnerable no significa que se la pueda culpar de la violación', subrayó O'Malley.