Público
Público

Cuatro muertos tras un tiroteo en una casa de Colorado

Según la Policía se trataría de otro caso de homicidio y suicidio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía de Colorado ha hallado los cadáveres de cuatro personas en una vivienda tras haberse producido un tiroteo, según un portavoz policial de Weld County, donde se produjeron los hechos.

Según las autoridades, parece que se trata de otro caso de homicidio y suicidio ya que entre los fallecidos se encontraría el presunto autor de los disparos. Las víctimas han sido identificadas como dos hombres y dos mujeres. Según ha declarado a la cadena de televisión CNN el portavoz policial, Tim Schwartz, los fallecidos guardan algún tipo de relación entre sí.

Schwartz ha explicado que las autoridades recibieron una llamada de alerta a las cuatro de la mañana en la que una mujer avisó de un suceso en una dirección de Longmont. Posteriormente, dijo 'no, no, no' y la persona al otro lado de la línea escuchó una serie de disparos. Acto seguido, un hombre cogió el teléfono y advirtió de que iba a quitarse la vida, tras lo que se oyó un nuevo tiro. Hasta el lugar descrito por la mujer se desplazó inmediatamente un equipo de fuerzas especiales. A su llegada, estos agentes localizaron los cuerpos de cuatro personas, todos ellos adultos. No había ninguna otra persona en la casa.

El suceso se produce pocos días después de una de las peores masacres de la historia de Estados Unidos cuando Adam Lanza irrumpió en la escuela elemental de Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, y asesinó a 20 niños de entre 6 y 7 años de edad, así como a 6 adultos, antes de suicidarse.

Cuatro días después de la matanza, las escuelas de esta pequeña localidad del noreste del país, han reabierto sus puertas aunque el escenario del suceso permanece cerrado. Tras el tiroteo ocurrido la semana pasada, todos los centros educativos de Sandy Hook cerraron sus puertas por precaución mientras se investiga la matanza. La Policía de Newtown prevé tener agentes en las seis escuelas que reabrieron esta mañana para proporcionar seguridad a los más de 4.700 estudiantes que han vuelto a las aulas.

Según explicó el jefe de la policía estatal de Connecticut, Paul Vance, la investigación sobre la escena del crimen aún está en curso y podría durar meses. No se descarta la posibilidad de que la escuela no vuelva a abrir nunca. Mientras tanto, los alumnos de Sandy Hook utilizarán las instalaciones de otro edificio escolar, Chalk Hill, que está en desuso en la vecina localidad de Monroe.