Público
Público

Cuba y la UE reanudan el diálogo sin avances significativos

La isla reitera su voluntad de establecer relaciones bilaterales, aunque sin propuestas para que el eurogrupo modifique su 'posición común'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el canciller cubano, Bruno Rodríguez, se han reunido en París para tratar de las relaciones entre la Unión Europea (UE) y Cuba sin conseguir, según sus primeras declaraciones, avances significativos.

Este encuentro debería haberse celebrado el pasado 6 de abril, pero fue aplazado sin fecha tras el ambiente de tensión que se creó después de la muerte del preso de conciencia Orlando Zapata.  

La entrevista, en la residencia del embajador de España en la capital francesa, se ha celebrado pocos días antes de que la UE haga la revisión anual de sus relaciones con el régimen castrista.

En un comunicado distribuido poco antes del final de la reunión, la Embajada cubana en París declaró que Rodríguez 'reiteró la disposición de Cuba al diálogo con la UE, con la actual y futuras presidencias del Consejo, sobre bases recíprocas, con carácter incondicional y no discriminatorio'. En este contexto, el ministro cubano manifestó la voluntad de su Gobierno de 'mantener una relación respetuosa, que obligatoriamente pasa por que la UE reconozca y trate a Cuba en igualdad de condiciones'.

Sin embargo, en unas breves declaraciones a la prensa al salir de la reunión, el canciller cubano contestó: 'Francamente, no hemos presentado ningún proyecto particular a la Unión Europea , es un tema interno de la misma', en relación a una posible propuesta, para que éste se la presente a los demás países comunitarios, con la intención de que se modifique la posición común de la UE acerca de la isla.

Esa 'posición común' europea hacia Cuba rige las relaciones con ese país desde 1996, cuando fue aprobada a instancias del entonces jefe del Gobierno español, José María Aznar.

La posición común condiciona las relaciones con Cuba a la promoción de la democracia y al respeto de los derechos humanos, defendiendo el contacto directo con los disidentes, y es considerada como un escollo por La Habana para normalizar sus relaciones con la UE. 'La injerencista y unilateral Posición Común de la Unión Europea' hacia la isla constituye 'el principal obstáculo para la normalización plena de las relaciones', declaraba el comunicado cubano.

El ministro español, después de declarar que la reunión de París había sido 'constructiva y positiva', admitió que 'siguen existiendo algunas diferencias en una voluntad de acercar posiciones'.

'Vamos a seguir trabajando para seguir reforzando las relaciones entre la UE y Cuba', agregó Moratinos quien, preguntado a su vez sobre si había recibido del canciller cubano alguna nueva propuesta para presentar a los socios comunitarios, respondió: 'vamos a trabajar'.

Éste es el cuarto encuentro de este tipo que se produce entre Cuba y la Unión Europea en el marco del diálogo político que se reanudó en octubre de 2008, tras la decisión de los líderes europeos de eliminar las sanciones diplomáticas que pesaban sobre la isla desde 2003 y que estaban congeladas desde 2005.