Público
Público

El Cuerno de África, al borde de la hambruna

La crisis por el conflicto y la sequía en Somalía afecta a 500.000 niños, que están en situación de "inminente riesgo de muerte"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La situación en el Cuerno de África es dramática. Unos 500.000 niños se encuentran en 'inminente riesgo de muerte' por la malnutrición, que también afecta al 50% de los refugiados que huyen del conflicto y la sequía en Somalia.

El jefe de Salud Pública del Alto Comisionado de Naciones Unidas, ACNUR, Paul Spiegel, ha alertado que, de no recibir ayuda urgente, la región estaría a punto de ser declara zona de hambruna, algo a lo que la ONU no había recurrido desde los años 90 tras las sequías de Etiopía.

Spiegel reveló que la tasa de muertes por día en el mes de junio se ha situado en 7,4 por cada 10.000 personas, una cifra que multiplica por 15 el índice base considerado normal para el África subsahariana y por 7 el del umbral para declarar una emergencia. La declaración oficial se hambruna se realiza cuando la tasa de muertos por día supera la cifra de 2 por cada 10.000 personas, pero tiene que afectar al 30% de la población en cuestión, algo que, de momento, no ocurre en Somalia. 

La agencia de la ONU para los refugiados ha anunciado que ha incrementado sus tareas de asistencia humanitaria en el interior del país, especialmente en el centro y en el sur, para tratar de llegar a la población antes de que sea demasiado tarde y para frenar el flujo de refugiados que cruzan las fronteras con los vecinos Etiopía y Kenia. 'La situación es realmente desesperada y lo que he visto me ha dejado impresionado', manifestó el jefe de Salud de la agencia.

Spiegel: 'Lo que he visto me ha dejado impresionado'

Spiegel indicó que otro gran desafío en este momento es mejorar la situación de suministro de agua y de instalaciones sanitarias, teniendo en cuenta que en estos momentos cada persona que llega a los campamentos dispone de 3,5 litros de agua por día, la mitad de lo que las autoridades sanitarias consideran saludable.

El director del Departamento para el Este y el Cuerno de África, Raouf Mazou, explicó por su parte que aunque el número de personas que huyen de Somalia 'se ha reducido ligeramente' en las últimas fechas la media de refugiados diarios es aún de 4.000 personas. Mazou subrayó que el ACNUR no dispone de recursos suficientes para hacer frente a la situación, ya que solo ha recibido un 17 % de los 136 millones de dólares que solicitó para esta operación.

El ACNUR no tiene cifras concretas de las personas que han muerto en Somalia a causa de la hambruna generada por la sequía y el conflicto armado, ya que 'sigue habiendo muchas zonas a las que no tenemos acceso', según indicó Spiegel. 'Pero dado que entre los recién llegados (a los campamentos de refugiados) la tasa de mortalidad es tan alta, suponemos que el número de fallecidos es extremadamente alto', agregó.

El ACNUR no tiene cifras concretas de las personas que han muerto

Es por esta razón que el ACNUR quiere adelantarse al desplazamiento de las personas que buscan refugio de la guerra o alimentos y trabaja con organizaciones en el interior del país para ayudar a la población en Mogadiscio y en las regiones de Belet Hawa y Dobley, en el suroeste del país, donde se ha asistido a 90.000 personas.

Además, hoy se tenía previsto entregar asistencia no alimentaria a otras 126.000 personas en situación de emergencia en las regiones de Gedo y el Bajo Yuba, en el territorio que une Mogadiscio y el corredor de Afgooye, y en la región del bajo Shabelle. 'Dado el estado de salud de muchos refugiados que llegan a los campamentos en los países vecinos, creemos de vital importancia que la gente en Somalia pueda recibir ayuda en el lugar en el que se encuentran', explicó el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards.