Publicado: 08.10.2014 16:52 |Actualizado: 08.10.2014 16:52

La cumbre europea de Milán sobre empleo se celebra entre protestas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cerca de un millar de personas han protagonizado enfrentamientos con la Policía en Milán, en los alrededores del centro de congresos en el que se reúnen los líderes europeos para abordar una conferencia sobre empleo con la que el primer ministro italiano, Matteo Renzzi pretende orientar la reforma del mercado de trabajao en el país.

La reunión en Milán coincide con un voto de confianza en el Parlamento para sacar adelante la legislación que permitirá al gobierno a modificar partes del código del trabajo, incluyendo las medidas de protección del empleo que son ferozmente defendidas por los sindicatos.

"Los empleos se han erosionado en toda Europa y estamos aquí para presionar por un nuevo sistema que apoye a los trabajadores", dijo Fabrizio Portaluri, un delegado sindical que trabaja en la planta de neumáticos de Pirelli en Bollate, cerca de Milán. "Los gobiernos tienen que empezar a escuchar lo que dice la gente" dijo.

"Los gobiernos tienen que empezar a escuchar lo que dice la gente"Algunos enfrentamientos aislados estallaron cuando los manifestantes enmascarados lanzaron bengalas contra la policía antidisturbios, pero no hubo reportes de violencia más graves.

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Francois Hollande se han visto en Milán junto con los líderes de otros países de la Unión Europea para una reunión anunciada como una "conferencia de alto nivel" sobre el empleo y el crecimiento.

No se esperan medidas concretas de la reunión, que debe a durar unas tres horas y que tiene lugar en vísperas de una cumbre de la Unión Europea a finales de mes.

Pero Renzi quiere utilizar esta conferencia como plataforma para centrarse en la crisis del desempleo en los países del sur de Europa como Italia, donde la tasa de desempleo juvenil ha superado el 44% y donde una generación de jóvenes está en peligro de quedar excluida del mercado de trabajo.

El ministro de Trabajo alemán Andrea Nahles dijo que la reunión habría que discutir un uso más eficaz de los fondos destinados a ayudar a los jóvenes a encontrar trabajo. "Es importante que el dinero que está disponible llege tan pronto como sea posible", dijo a los periodistas.

Sin embargo, el evento puede quedar eclipsado por la discusión sobre los presupuestos nacionales de Francia e Italia, en tela de juicio tras acordar los objetivos de déficit y de deuda acordados previamente con sus socios de la Unión Europea.

Alemani exige reforma extructurales antes de permitir mayores objetivos de déficit

Roma, que ocupa la presidencia de turno de la UE, y París sostienen que la aplicación rígida de las normas de presupuesto estrangulará la ya débil economía de la zona euro, pero se enfrentan a la oposición de Alemania, que defiende que los países deben primero impulsar reformas estructurales eficaces.

La reforma laboral anhelada por Renzzi pretende reformar un sistema ampliamente criticado por ofrecer garantías rígidas a los empleados con contratos indefinidos que genera un auténtico ejército cada vez mayor de trabajadores con contratos precarios, casi sin protección.

En la actualidad, los empleados indefinidos de las empresas más grandes pueden demandar para recuperar sus empleos en los casos de despido improcedente. Pero la ley excluye a los trabajadores con contratos temporales, ya mayoría personas jóvenes recién incoporadas al mercado laboral, y tampoco es aplicable a las miles de empresas con menos de 15 empleados.

Renzzi dice la rígida legislación laboral hace que sea poco atractivo para las empresas contratar nuevo personal

 Renzi dice la rígida legislación laboral hace que sea poco atractivo para las empresas contratar nuevo personal y desalienta la inversión extranjera.

Pero el primer ministro aún tiene que explicar los detalles de la reforma y necesita el voto de confianza del Senado, donde el Gobierno tiene una escasa mayoría, con oposición incluso dentro de su partido. El primer ministro cree que la cámara truncará el debate, y  dijo que espera que los rebeldes de su partido voten a su favor.