Publicado: 17.10.2014 17:10 |Actualizado: 17.10.2014 17:10

Damasco, la rutina de vivir bajos los proyectiles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La caída de cohetes se ha convertido en parte de la rutina diaria de Damasco, donde un grupo de ciudadanos se ha unido para documentar cada uno de estos ataques y contar las tragedias humanas que hay detrás de ellos. El diario de los proyectiles de mortero en Damasco nació en abril como una página de Facebook con un enfoque irónico, "próximo al humor", según su portavoz, Maher al Mounnes.

Pero poco a poco fue mutando hasta convertirse en una fuente especializada de información con casi 365.000 seguidores y la única de esta naturaleza en la capital. "Las víctimas no son solo números, los proyectiles tampoco. Cada día caen decenas y gente inocente muere, así que decidimos crear esta página para hablar de las historias de cada víctima de los cohetes", explica Al Mounnes durante una entrevista por internet.

En el proyecto colaboran unos 20 voluntarios desperdigados en distintos barrios

En este proyecto, colaboran unos veinte voluntarios desperdigados en distintos barrios de la ciudad, que recopilan datos sobre cada ataque; además, disponen de un equipo, con algunos periodistas, que se encarga de editar lo que se publica en las redes sociales. Con una media de ocho proyectiles de mortero diarios, desde luego que no les falta trabajo, aunque en ocasiones en una jornada el número de impactos puede alcanzar el centenar y en otras no se produce ninguno.

Para Maher, el aumento o descenso del lanzamiento de obuses depende de dos factores: "El primero, es político, por ejemplo, el día de las elecciones presidenciales en Siria, el 2 de junio, impactaron más de 100 desde áreas bajo control de la oposición para evitar que los partidarios del Gobierno acudieran a las urnas", precisa. El segundo está vinculado a la situación en el campo de batalla, como ocurrió hace un mes cuando las fuerzas leales al presidente Bachar al Asad intensificaron su ofensiva en el barrio damasceno de Yobar y los opositores respondieron redoblando el disparo de cohetes.

Los promotores de esta iniciativa la describen como un proyecto independiente y, de hecho, tienen mucho cuidado de no difundir noticias políticas. "Después de cuatro años de guerra, la gente está muy cansada de la política -afirma Al Mounnes-. Hay un mayor interés en noticias que afectan la vida cotidiana, como el tipo de cambio respecto al dólar, el precio de los productos o la situación de las carreteras".

Los sirios "no prestan mucha atención al Gobierno o la oposición, la única preocupación hoy en día es permanecer vivo", destaca el portavoz. Por esta razón, la página sólo da cuenta de la cifra de cohetes disparados, el lugar exacto del impacto, la clase de proyectil, las víctimas y los daños materiales. Y cuando no hay ataques se hace eco de sucesos de actualidad en Damasco.

"Los sirios no prestan mucha atención al Gobierno o la oposición, la única preocupación hoy es seguirvivo"

Normalmente, "suponemos que la fuente de los obuses son los opositores, sobre todo, porque hay vídeos que lo demuestran, pero nuestro trabajo no es determinar su origen, especialmente porque muchos de nuestros seguidores son simpatizantes de la oposición y no queremos perder ningún sector de público", cuenta Al Mounnes.

Medios de comunicación -muchos de ellos extranjeros-, vecinos de la capital y expatriados sirios, que desean saber si algún cohete ha caído en las zonas donde viven sus parientes que permanecen allí, suelen recurrir al Diario de los proyectiles de mortero en Damasco para estar al día. En el caso de los residentes de la urbe, "a veces cambian su trayecto porque ven las noticias de que un obús ha impactado en una área determinada" por la que iban a pasar, indica el portavoz.

Por el momento, no entra dentro de sus planes extender este proyecto a otras partes de Siria, ya que los proyectiles de mortero solo caen en Damasco de forma continuada."En otras localidades tienen otras cosas a diario como misiles, ataques aéreos o coches bomba", apunta Al Mounnes, que revela que ahora sus esfuerzos están volcados en el establecimiento de una página web oficial. Eso sí, sin perder de vista el rigor y su objetivo principal de transformarse en "una fuente experta para todo el mundo sobre los proyectiles de mortero en Damasco".