Publicado: 23.09.2016 21:27 |Actualizado: 23.09.2016 23:15

Ellas dejan las armas por
una nueva Colombia

Las FARC han sido la guerrilla con mayor participación de mujeres de la historia. Han combatido como sus compañeros y aseguran que viven en total igualdad de condiciones. Ahora se integran a la sociedad como “luchadoras políticas”.

Publicidad
Media: 4.29
Votos: 7
Comentarios:
Miembros de las FARC durante la ceremonia de inauguración de la X Conferencia. - AFP

Miembros de las FARC durante la ceremonia de inauguración de la X Conferencia. - AFP

LLANOS DEL YARÍ (COLOMBIA).- La guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Rovolucionarias de Colombia) siempre ha estado cerca de conseguir la paridad. El 42% de los guerrilleros son mujeres y desde hace años ostentan el récord de ser la guerrilla con más participación femenina de la historia. La siguen de cerca sus compañeras del PPK de Turquía, a las que siempre nombran como “camaradas”.

Ellas han estado dentro de las FARC desde su fundación en 1964. La convivencia con los hombres ha evolucionado a lo largo de los años, pero la preocupación por la igualdad siempre fue uno de los pilares de la guerrilla. En los años 60 y 70 ocupaban el lugar de enfermeras, cuidadoras, se preocupaba por el desarrollo de los niños. Pero cuando llegaron a Marquetalia, con el comandante Manuel Marulanda ─líder histórico de las FARC─ todo cambió. Fue en 1974 cuando les dieron la categoría de combatientes. A partir de entonces la mujer podía llevar armas y entrar al combate igual que los hombres.



Ellas han estado dentro de las FARC desde su fundación en 1964. La convivencia con los hombres ha evolucionado a lo largo de los años, pero la preocupación por la igualdad siempre fue uno de los pilares de la guerrilla

Hoy, una gran mayoría de ellas son jóvenes, no llegan a los 30 años. Casi todas entraron con 15, algunas con apenas 13. Las que han hablado con este diario coinciden en decir que la guerrilla les enseñó a “no ser explotadas, ni esclavas de nadie, sino a desarrollar sus conocimientos y ser independientes”. Son palabras de Miriam Narváez, que a sus 26 años dice que en la guerrilla aprendió todo y recuperó la familia que le arrebataron los paramilitares: “No sé si mis padres siguen vivos, la última vez que les vi les habían quitado su casa, sus tierras, todas sus pertenencias. Me vi obligada a buscar mi propio destino y por eso decidí entrar en las FARC y empuñar las armas para defender lo que es nuestro”.

Algunas son campesinas y otras vienen de la ciudad. Son las que menos, pero también las hay. Es el caso de la bogotana Alejandra Morales Nariño, que cansada de ver cómo perseguían a sus padres por ser comunistas, y cómo desaparecían amigos de la familia, decidió junto a sus tres hermanos alistarse a las FARC. Entró a los 21 años y ya lleva 15 como guerrillera. De sus tres hermanos, ella es la única que sigue en la guerrilla. Al más joven lo mataron en una emboscada a los dos años de entrar. Al mayor lo encarcelaron durante seis años y en prisión se enamoró y tuvo hijos: “Ahora su vida ha cambiado. Sigue apoyando a la guerrilla pero prefiere estar con su familia”, comenta a Público Alejandra. El mediano se fue a Cuba a trabajar como periodista en un canal de televisión. De Alejandra, con su metro y medio de altura, sus gafas, y su cara de alumna aplicada no se diría que es la imagen que uno puede tener de una guerrillera:

- ¿Acaso tengo cara de terrorista?- pregunta. Y continúa: “Me alegra que los periodistas vengan a conocernos para que vean cómo somos. Muchos nos llaman monstruos, pero somos gente normal que lucha por la justicia social y por una nueva Colombia”.

"Muchos nos llaman monstruos, pero somos gente normal que lucha por la justicia social y por una nueva Colombia”

Paula Sainz lleva una década en las filas de las FARC. Entró a los 16 años pero a los 13 ya se había afiliado al Partido Comunista. Cuando era pequeña tuvo que cambiar varias veces de ciudad porque los paramilitares iban detrás de sus padres, hasta que decidió quedarse en casa de su tía para poder terminar sus estudios: “Yo tengo el bachillerato”, dice con orgullo. Entró en la guerrilla porque estaba “cansada de ver las desigualdades en la ciudad, la pobreza de los campesinos y la violencia del Estado contra el pueblo”. Fue en 2005 cuando se alistó: “Era la época del Plan Colombia, una etapa muy dura militarmente, estábamos en guerra permanente”.

A los tres meses de llegar tuvo que salir a combate. El primer disparo lo dio en el poblado de Las Damas, a unos 50 kilómetros de las Llanos del Yarí donde se celebra la última Conferencia Guerillera de las FARC como grupo armado. Paula recuerda muy bien ese primer disparo. Era auxiliar de armas, de una metralleta. “Los que auxiliamos somos los últimos en salir del combate. La situación se puso fea y el Ejército nos atacó de frente, tuvimos que disparar”. Dice que el primer tiro es igual para todos: “Escuchas la bala en el oído, el corazón se dispara, una adrenalina impresionante. Después se te pasan los nervios y se convierte en algo mecánico”. Las mujeres de las FARC presumen de ser “grandes batalladoras” y sus compañeros suelen repetir que “es un honor salir a pelear junto a ellas”.

No pasa lo mismo con el enemigo. A Paula le gusta recordar una batalla que dirigía la comandante Liliana Castellano donde las FARC salieron ilesas: “Ni una baja”, repite. Pero el Ejército perdió muchos hombres y el general a cargo, cuando detalló la operación y dio el número de bajas, dijo que lo que “más rabia” le daba era que “fuera una mujer la que comandaba el combate”. Paula aclara: “Nosotros sabemos que nos matamos entre hermanos y nos duele que las madres del Ejército recojan a sus hijos envueltos en la bandera. Ellos salen a combatir para ganar un salario y mantener a su familia, y es respetable. Nosotros salimos a conciencia, por el pueblo, por nuestros ideales”.

Dos guerrilleros juegan al fútbol durante las jornadas de la X Conferencia de las FARC.- REUTERS

Dos guerrilleros juegan al fútbol durante las jornadas de la X Conferencia de las FARC.- REUTERS

Las FARC tienen en su código de conducta completamente prohibido el maltrato físico y emocional a las mujeres. Todas ellas dicen sentirse “muy respetadas” y denuncian los rumores “infundados” sobre sus compañeros: “Si intentaran violarnos irían directos al banquillo y en el juicio probablemente les expulsarían. Nadie lo permitiría”, dice Paula. Las relaciones son de igual a igual: “En las FARC a los hombres no se les da nada, no les preparamos comida, ni planchamos, ni esas cosas que hacen algunas mujeres en la sociedad, sólo les damos apoyo y cariño como ellos a nosotras. Cada uno tiene sus tareas”. La declaración de Paula es unánime entre las otras guerrilleras. Todas insisten en el trato de igualdad que se vive dentro de la guerrilla y en el reparto equitativo de tareas.

"Nuestra guerrilla no viene del cielo, sino que está formada por personas que provienen de una sociedad patriarcal y machista"

Sus afirmaciones se contradicen con algunos comentarios de viejas glorias como Pastor Alape, del Secretariado de las FARC. Cuando le pidieron a Alape que hablara sobre el tema de género en la guerrilla dijo que las guerrilleras siempre habían sido “muy importantes en labores como enfermería”. Y en tono jocoso añadió: “Cuando estábamos enfermos y un hombre con su mano ruda nos daba una inyección, era horrible. Pero cuando venía una mujer con su delicadeza ya era otra cosa. A veces nos enfermábamos sólo para que nos tocara una mujer”.

Olga Marín, del Bloque Caribe Martín Caballero, ingresó en las FARC en 1981 y hoy es una de las encargadas del monitoreo del alto el fuego y la dejación de armas en el contexto de los acuerdos de paz que se firmará el próximo 26 de septiembre. Reconoce que hay “machismo en las FARC” y dice que no podría ser de otra manera: “Nuestra guerrilla no viene del cielo, sino que está formada por personas que provienen de una sociedad patriarcal y machista. Pero nos declaramos antipatriarcales y hemos enseñado a nuestros compañeros la importancia de las políticas de género”.

Victoria Sandino, encargada del apartado de género dentro de los acuerdos de paz, comenta que ha habido una gran evolución en los últimos años: “Todavía hay mucho que hacer en relación a las políticas de género en las FARC, pero ha habido un cambio importantísimo. La guerrillerada está muy participativa y la profundidad con la que tratan este problema va mucho más allá del uso del lenguaje, que es inclusivo desde hace tiempo”.

Planificación familiar en la guerrilla

Una guerrillera embarazada de seis meses en Sabanas del Yari. - REUTERS

Al entrar en la guerilla las mujeres tienen que ser conscientes de que deben renunciar a tener hijos. “No se pueden tener hijos en la guerra, el enemigo los usaría para sacar ventaja, por eso pedimos que salgan de la guerrilla si optan por tener el bebé”, explica Olga Marín. Dentro de las FARC hay un cuidadoso trabajo de planificación familiar. Cada una de las mujeres elige el método anticonceptivo que prefiere y cada mes el enfermero de turno los distribuye.

Las revisiones ginecológicas también son habituales. Cada tres o cuatro meses cada bloque monta la mesa de prevención donde se hacen las citologías: “Es muy rústico, lo hacemos en el medio de la selva, pero funciona bien”, cuenta la guerrillera Sainz. En un día todas las mujeres del batallón pasan por el médico y meses después conocen los resultados. Las mayores también se hacen mamografías: “Nos cuidan muy bien, la salud de las mujeres es muy importante”. Paula dice que con el paso del tiempo las FARC se han modernizado y los comandantes que son los que gestionan las compras les preguntan directamente qué prefieren usar durante la menstruación: “Compran tampones, compresas, protectores y jabón íntimo para las que no les vale una pastilla de jabón. No nos podemos quejar de nada”.

Todas las guerrilleras entrevistadas aseguran que no están preocupadas por tener hijos. Coinciden al decir que cuando entraron en las FARC lo hicieron por una lucha política, por cambiar la sociedad, y hasta ahora les interesa más pelear por el bien común que cuidar un bebé. Paula sí reconoce que cuando los acuerdos se firmen y en un tiempo se conozca mejor el rumbo del que será un nuevo partido político, sí que se plantea tener una familia con hijos: “A nadie le gusta llegar a la tercera edad solo”, declara.

“Seguiremos siendo luchadoras políticas, no vamos a ser amas de casa y a criar hijos”, opina Olga Marín, una de las guerrilleras

Sus compañeras ven su futuro sin hijos dedicado exclusivamente al nuevo partido. Todas quieren continuar los estudios que empezaron dentro de la guerrilla. La mayoría de las entrevistadas tenían dos carreras en mente: Comunicación y Medicina. “Pero haremos lo que sea más útil para el partido”, repiten Alejandra y Miriam.  Desde las FARC están convencidos que las políticas de igualdad que practican en la guerrilla pueden servir de ejemplo a la sociedad a la que están a punto de incorporarse. “Seguiremos siendo luchadoras políticas, no vamos a ser amas de casa y a criar hijos”, dice Olga Marín.

Las FARC abogan por políticas de conciliación laboral como la construcción de guarderías y lavanderías en los centros de trabajo de modo que las actividades de la casa y de la crianza no recaigan sólo en las mujeres. “Por la mujer colombiana, y por nosotras, pensamos llevar la igualdad a nuestra sociedad”, dice Marín. No es casual que el punto de género sea transversal en todos los capítulos de los acuerdos de paz y que también haya sido una de las guerrilleras las que pidió que también se recogieran las demandas de los colectivos LGTB. Uno de los observadores presentes en la Habana durante la negociación recuerda el momento en que la guerrillera hizo esta sugerencia y cómo los jefes guerrilleros no sabían lo que significaban esas siglas, hasta que una de las mujeres les explicó:

-Bueno, si eso es lo que el pueblo necesita ahora pues vamos a adaptarnos, y claro, añadámoslo al acuerdo-, dijo una voz de la vieja guardia.