Público
Público

El delfín de Berlusconi anuncia "el final de la experiencia del Gobierno Monti"

El futuro de los tecnócratas en Italia pende de un hilo. Los líderes políticos se reúnen con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, en lo que puede ser el preludio del adelanto definitivo de las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al Gobierno tecnócrata de Mario Monti le quedan días, como mucho, semanas de vida, después de que el Pueblo de la Libertad (PdL), el partido de Silvio Berlusconi -que ayer anunció que se presentará como candidato a las próximas elecciones- le haya retirado abiertamente su apoyo en el Parlamento italiano. 'La experiencia del Gobierno Monti ha terminado', dijo esta mañana en la Cámara Baja el delfín de Il Cavaliere y secretario nacional del partido, Angelino Alfano, que justificó la decisión de su grupo de abstenerse por segundo día consecutivo de una votación porque 'las cosas están peor que hace un año'.

Alfano acababa de reunirse con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, que le había convocado después de la tormenta que se desató ayer en el Parlamento tras la insepesrada resurreción de Berlusconi. Napolitano quería saber de primera mano si la rebelión de ayer -el PdL se abstuvo en Cámara Baja y Senado dejando en evidencia la debilidad de los tecnócratas- era una cosa pasajera o si van en serio ya que Monti depende directamente de su apoyo para poder seguir gobernando.

La respuesta de Alfano no ha debido de ser precisamente satisfactoria para Napolitano ya que inmediatamente después convocó a los presidentes de Congreso y Senado a una reunión. Esto es el síntoma de que el adelanto de elecciones parece inevitable. A juzgar por las palabras del número dos de Berlusconi así será: 'No queremos mandar a la ruina al país y las instituciones, ni que nos tomen por irresponsables, por eso queremos una salida ordenada a esta situación'. 

Como motivos para dejar de creer en Monti, Alfano enumeró el aumento del paro, de la deuda pública y de los impuestos y la falta de medidas para reactivar la economía. También dijo que la gota que había colmado el vaso era el apoyo de Italia al reconocimiento de Palestina como estado observador de Naciones Unidas. Pero todo esto no suena más que a una excusa. 

Berlusconi fue condenado a un año de cárcel el pasado mes por el caso Mediaset y el PdL está hundido en las encuestas. Además, las primarias en el centroderecha se estaban convirtiendo en un dolor de cabeza ya que contaban nada más y nada menos que con 10 candidatos, mientras que las del Partido Democrático (PD) de izquierdas habían concluido ya con la reelección de Pierluigi Bersani. El líder del PD dijo que con la decisión del PdL 'hoy muere la esperanza de que la derecha en este país pueda hacer algo bueno y de que cambie'.

Bersani y el líder de la Unión de Centro, Pierferdinando Casini, también se reunirán esta tarde con Napolitano.