Público
Público

La demencia evita que Chirac se siente en el banquillo

El expresidente de la República Francesa está acusado de malversación de fondos públicos, abuso de confianza y toma ilegal de interés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se llama 'anosognosia' y es uno de los síntomas más graves de enfermedades del tipo alzhéimer. Quien la sufre, no sólo va olvidándolo todo, sino que, además, no es consciente de que haya olvidado nada. Y ha servido para que todo un expresidente de la República Francesa, Jacques Chirac, acusado y procesado por el presunto delito de haber fomentado un sistema de empleos ficticios con sueldos muy reales cuando era alcalde de París, evitara sentarse en el banquillo. Así, el tan esperado juicio por esas malversaciones se abrió sin el principal interesado en la sala de audiencias.

La undécima cámara del Tribunal Correccional de París, sala de lo penal, pudo iniciar las vistas, después de un primer y polémico aplazamiento, desde marzo, debido a una argucia de forma de la defensa de Chirac.

La apertura del juicio del que fuera presidente de Francia de 1995 a 2007 y alcalde de París desde 1977 hasta 1995, arrancó con otro regate: un informe médico presentado por la defensa indica que Chirac sufre esa 'anosognosia', por lo cual sería conveniente -según sus abogados- efectuar el juicio sin que comparezca. Tras unas tres horas de deliberaciones, de entre las diversas opciones que se le presentaban, el tribunal aceptó la tesis de la defensa y proseguirá el juicio sin poder interrogar al principal acusado.

Chirac, y otras ocho personalides menores, están acusados de malversación de fondos públicos, abuso de confianza y toma ilegal de interés, entre otros delitos relacionados con estos 21 empleos ficticios, que, con salarios bien reales a cargo del Ayuntamiento de París, Chirac distribuía entre sus amigos y notables fieles conservadores y centristas.