Público
Público

Denuncian los desalojos forzosos de barrios pobres en Egipto

Las autoridades no avisan previamente a los residentes que van a ser desalojados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Amnistía Internacional (AI) pidió hoy a las autoridades de Egipto que detengan los desalojos forzosos de aquellas personas que viven en barriadas marginales, ya que no se están teniendo en cuenta los derechos humanos en estas operaciones, según la organización, llevadas a cabo por el ejército y la policía, sin aviso previo y sin buscar soluciones para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.

Según el informe 'No somos suciedad: evacuaciones forzosas en los asentamientos informales egipcios' de la organización presentado hoy en El Cairo, unos 12 millones de egipcios viven en enormes asentamientos marginales, sobre todo en las afueras de la capital. De esas personas, alrededor de 850.000 se encuentran en zonas inseguras, donde peligra su salud o su vida, y unas 18.300 viviendas están en riesgo de derrumbarse, de acuerdo a estimaciones oficiales.

Un 40% de la población egipcia vive en barriadas pobres

Antes de que se celebren las elecciones, previstas para este otoño, AI considera prioritario mejorar el nivel de vida de los habitantes de los suburbios, en línea con los reclamos lanzados durante la Revolución del 25 de enero, que acabó con el régimen de Hosni Mubarak.

El estudio, basado en dos años de investigaciones, refleja que la escasez de viviendas asequibles ha llevado a la población pobre de Egipto —estimada en torno al 40%— a vivir en barriadas.

 Por lo general, denuncia AI, las autoridades no avisan previamente a los residentes que van a ser desalojados y envían a las fuerzas de seguridad —e incluso a la policía militar— para obligarles a abandonar sus casas.

Según los testimonios recogidos, en muchas ocasiones las personas se quedaron sin hogar porque las autoridades derribaron sus casas sin facilitarles una alternativa de vivienda y si las trasladaron a otras zonas, fue lejos de sus lugares de trabajo y sin los documentos necesarios. Otras veces, algunas comunidades pidieron ser reubicadas ante la amenaza de desprendimientos de rocas y no lo consiguieron.

Las autoridades derriban casas sin facilitar una alternativa de vivienda

Es el caso de 150 familias que viven en Manshiyet Naser, conocida como la 'ciudad de la basura' en El Cairo, y que temen sufrir un desprendiiento de tierra como en el que en 2008 dejó 14 muertos en el barrio cairota de Al Deuiqa. En cambio, zonas de menor riesgo como la de Al Sahaby, en la ciudad de Asuán (sur), sí fueron derribadas, lo que ha despertado sospechas por el posible interés de urbanizar los terrenos para otros fines.