Público
Público

Denuncian la desaparición del cadáver del sobrino de Musavi

La Policía ha detenido a varios miembros de la oposición y hay nuevos enfrentamientos en Teherán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de la muerte del sobrino del principal líder de la oposición, Mir Husein Musavi, en una manifestación durante el domingo, la Policía detuvo este lunes a varios colaboradores del reformista, así como a uno de los máximos exponentes de la revolución de 1979. Los enfrentamientos se han vuelto a reproducir en las calles de Teherán y la Policía ha vuelto a emplearse a fondo contra los manifestantes.

La familia del sobrino de Musavi, abatido a tiros el domingo, ha denunciado la desaparición de su cadáver en la morgue en la que se encontraba. En declaraciones divulgadas por la web pro reformista Parlemannews, Reza Musavi, hermano del fallecido, aseguró que 'lamentablemente se han llevado el cadáver de mi hermano... no sabemos dónde está'.

'Nadie se responsabiliza por su desaparición y no dan respuesta alguna', agregó Reza, quien subrayó que no se podrá celebrar el funeral hasta que sea recuperado el cuerpo. La información no ha podido ser corroborada por otras fuentes, ya que las autoridades iraníes mantienen la prohibición a la prensa extranjera de trabajar en la calle desde el pasado verano.

Este lunes se han vuelto a registrar nuevos enfrentamientos en las calles de Teherán como protesta por la muerte del chico. La Policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que se reunieron en señal de duelo.

Los enfrentamientos de los últimos días marcan un repunte de la violencia en Irán. Desde las pasadas elecciones, que la oposición denunció como fraudulentas, se han sucedido las manifestaciones en contra del régimen de Mahmud Ahadineyad y el Ayatolá Alí Jamenei. 

Mientras tanto, la cifra oficial de muertos en las revueltas del fin de semana aumentó a ocho personas. Las autoridades iraníes reconocieron hoy en la televisión estatal el número de vícimas que reclamaba la oposición reformista. Algunos medios británicos, sin embargo, hablan de hasta 15 manifestantes muertos.

El régimen ha seguido con su caza de brujas contra los miembros de la oposición y ha detenido a Ibrahim Yazdi, ex ministro de Asuntos Exteriores y figura relevante durante la Revolución de 1979. La oposición también ha denunciado el arresto de algunos de los máximos consejeros del propio Musavi.

Fue la televisión estatal iraní quien dio la noticia, citando información del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de la República Islámica. Hasta ese momento, los medios estatales sólo reconocían que cinco personas muertas. Entre ellos está uno de los sobrinos del líder de la oposición, Mir Husein Musavi.

Además, Jaras, una página web opositora, informó que el ex ministro iraní de Asuntos Exteriores y relevante figura de la oposición, Ibrahim Yazdi, fue detenido esta madrugada en Teherán, horas después de los disturbios.

Según esta fuente, agentes de la seguridad se personaron a las 3.00 hora local (23.30 GMT del domingo) en su domicilio, horas después de que miles de personas volvieran a salir a las calles, en los que son las protestas más intensas de la oposición desde el pasado verano.

Yazdi, líder del proscrito Movimiento Libre, fue uno de los principales actores, como el recientemente fallecido Montazeri, de la revolución que en 1979 desalojó del poder al último Sha de Persia, Mohamad Reza Pahlevi.

Jefe de la diplomacia iraní en el primer Gobierno posterior al alzamiento se desligó del poder cuando los clérigos comenzaron a apropiarse de los principales puestos de responsabilidad política en el país.

Durante las pasadas elecciones, Yazdi expresó su apoyó al movimiento de oposición verde, liderado por el ex primer ministro Mir Husein Musaví, y se mostró favorable a un cambio en el actual régimen.

Ya fue detenido durante las protestas que estallaron tras conocerse la polémica victoria electoral del presidente, Mahmud Ahmadineyad, que la oposición reformista considera 'fraudulenta'.

Desde entonces los opositores han aprovechado toda efeméride o celebración para renovar sus protestas contra el Gobierno, pero también contra la actuación del régimen.