Publicado: 25.11.2013 21:30 |Actualizado: 25.11.2013 21:30

Denuncian "evidencias graves de fraude electoral" en Honduras

Los observadores de la Confederación Sindical de Trabajadores de las Américas denuncian "manipulación y compra de votos, amenazas y otros actos de violencia contra los testigos y votantes de Libre", el partido de la izqui

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Misión Sindical Internacional de Observación Electoral ha denunciado hoy las "evidencias graves de un fraude electoral" en los comicios celebrados este domingo en Honduras, en los que se ha proclamado vencedor el líder del Partido Nacional, el oficialista Juan Orlando Hernández, pese al rechazo del Partido Libertad y Refundación (Libre).

Convocada por la Confederación Sindical de Trabajadores de las Américas (CSA), la Misión considera que la oposición tomó parte en las elecciones "en condiciones de total desigualdad", puesto que "las reglas de juego y el control del proceso estaban en manos de las instituciones controladas por los partidos tradicionales y por el golpismo".

Más allá del "clima de miedo que impuso el Gobierno", los observadores aseguran que durante la jornada electoral recibieron denuncias de "manipulación y compra de votos, amenazas y otros actos de violencia contra los testigos y votantes de Libre", formación que no ha reconocido los resultados ofrecidos por el Tribunal Supremo Electoral.

Las quejas de la Misión Sindical Internacional de Observación Electoral (coordinada por la CUT Honduras e integrada por AFL-CIO Estados Unidos, CNUS República Dominicana, Força Sindical Brasil, Convergencia Sindical Panamá y CUT Brasil, además de representantes del Partido dos Trabalhadores) contrastan con la felicitación del Ejecutivo español por el clima de "normalidad y tranquilidad".

Según el comunicado difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores, las elecciones hondureñas dan prueba, "de manera inequívoca", de la "acendrada vocación democrática" de la sociedad hondureña. Finalmente, transmite su enhorabuena al candidato del Partido Nacional y manifiesta su "voluntad de continuar trabajando con el Gobierno de la República de Honduras".

Por su parte, Libre no ha reconocido los resultados y ha denunciado irregularidades en el recuento. La formación de izquierda liderada por Xiomara Castro, esposa del expresidente Manuel Zelaya, derrocado por un golpe de Estado en 2009, cree que ha habido "fraude" electoral. Los líderes de Libre alegan irregularidades en algunas actas y no aceptan los informes oficiales del Tribunal Supremo Electoral, cuyo último boletín oficial, al 54% del escrutinio, otorga la victoria a Hernández (34,2% de los votos), por encima de Castro (28,67%).