Público
Público

Fuerte explosión cerca de la casa de los cómplices del suicida de San Petersburgo

Finalmente, el ruido se ha producido por un fallo en la construcción del edificio, lo que La Policía desactivó horas antes otro artefacto en un apartamento donde vivían los presuntos cómplices de Akbarzhon Dzhalílov. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Agentes de Policía en una zona residencial en San Petersburgo. /REUTERS

Un fallo en la construcción de un edificio de apartamentos y no una explosión ha sido lo que ha sucedido este jueves en San Petersburgo, si bien en un primer momento la agencia Reuters había apuntado a una deflagración. El sonido acaba de escucharse en las inmediaciones del apartamento de San Petersburgo donde la policía rusa ha desactivado este jueves a primera hora un artefacto explosivo y en el que vivían los presuntos cómplices del terrorista suicida que el pasado lunes mató con una bomba a catorce personas en el metro de esa ciudad. 

El Comité de Instrucción (CI) de Rusia, la autoridad que investiga el atentado, informó hoy de la detención de varias personas que tuvieron contactos con Akbarzhon Dzhalílov, el presunto autor del atentado, oriundo de la república centroasiática de Kirguistán pero nacionalizado ruso.

"Se ha identificado a varios ciudadanos de repúblicas centroasiáticas que tenían contactos con Dhalílov. En el registro del apartamento en el que vivían fueron hallados objetos relevantes para la investigación", explicó la portavoz del CI, Svetlana Petrenko.

Una fuente policial precisó a Interfax que los detenidos son tres y que la bomba que se encontró en su vivienda es similar a la usada en el atentado del pasado lunes.

Una estación de metro cerrada

Al mismo tiempo, la policía cerró una estación de metro de San Petersburgo tras requisar a un hombre una vieja granada que llevaba en una bolsa. La inspección por rayos X de las pertenencias de un pasajero que pretendía acceder a la estación reveló un objeto que parecía una granada.

Los artificieros que llegaron al lugar "comprobaron que efectivamente se trataba de una granada RG-42 de la Segunda Guerra Mundial, que no llevaba trilita", por lo que no representaba un peligro real, informó un portavoz de la policía.

La operación desplegada tras el atentado del lunes se ha saldado hasta el momento con la detención de once personas. Ayer fueron detenidas ocho como sospechosos de reclutar a combatientes y terroristas para el Estado Islámico y otras organizaciones terroristas.

Sin embargo, los investigadores no precisaron si esos detenidos tienen alguna relación con el atentado perpetrado por Dzhalílov. A ellos se suman los tres detenidos hoy como presuntos cómplices del terrorista suicida.

El joven terrorista, de 22 años, recibió en 2011 la ciudadanía rusa y residía desde entonces en la antigua capital zarista, donde trabajaba como mecánico. Al parecer, fue él quien hizo estallar una bomba que llevaba adherida al cuerpo en un vagón del metro cuando circulaba entre dos estaciones. Y se cree que fue también él quien colocó un segundo artefacto explosivo en otra estación del metro, "Ploschad Vosstania", que fue desactivada a tiempo por la policía.

Un herido por un artefacto en Rostov del Don

Mientras, un barrendero resultó herido en el abdomen y perdió los dedos de una mano al estallar "un objeto sospechoso" que había recogido del suelo cerca de un colegio en la ciudad rusa de Rostov del Don. "El hombre recogió de la calzada un objeto sospechoso que le estalló en las manos. Se quedó sin dedos y además resultó herido en el abdomen", explicó a la agencia RIA Nóvosti la policía.

Un portavoz de las fuerzas del orden precisó que el herido es un barrendero que limpiaba en las inmediaciones de un colegio. Las clases en el centro escolar han sido suspendidas, mientras que los investigadores trabajan en el lugar del incidente para aclarar sus circunstancias.