Público
Público

Desarticulada una red clandestina de apoyo a neonazis en cárceles alemanas

La organización ofrece contactos a ultraderechistas e incluso ayuda financieramente a los presos y a sus familiares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La justicia alemana ha sacado a la luz la existencia de una red clandestina de apoyo y contactos para reclusos neonazis y ultraderechistas en las prisiones de este país, que incluso ayuda financieramente a los presos y sus familiares. El rotativo Bild y Spiegel revelan hoy que la red ha sido descubierta por el ministerio de Justicia del estado federado de Hesse, en el centro del país, que ha verificado la existencia de contactos clandestinos entre activistas neonazis encarcelados en distintas prisiones repartidas por todo el territorio germano.

Añaden que la red no tiene sólo como fin respaldar económicamente a sus miembros y familiares, sino facilitar los contactos entre ellos y fomentar la difusión de la ideología nacionalsocialista, así como cohesionar ideológicamente a los activistas encarcelados.

Los responsables de Justicia de Hesse han comprobado que la comunicación funciona a través de cartas que circulan clandestinamente entre las prisiones y mensajes camuflados como anuncios por palabras de difícil identificación en publicaciones normales que desconocen ese uso.

El diario revela que la red cuenta con estructuras organizativas jerárquicas, cuyos miembros son difícilmente identificables por los responsables de las prisiones, ya que operan en muchos casos de manera encubierta y sin alardear de su ideología neonazi. Asimismo recuerda que en otoño de 2011 el ministerio federal de Interior prohibió ya las actividades de una red similar llamada 'Organización de ayuda para prisioneros políticos nacionalistas y sus familiares'.

En el caso actual, la red opera de manera tan clandestina que se desconoce el alcance de sus estructuras y su número de miembros, aunque en varios registros de celdas se ha encontrado ya material propagandístico y circulares entre prisiones. En unas declaraciones al rotativo, el ministro de Justicia de Hesse, Jörg Uwe Jahn, señaló que conocen 'los esfuerzos de los delincuentes de ultraderecha de crear y desarrollar redes y nuevas organizaciones desde el interior de las prisiones, lo que trataremos de evitar'.