Público
Público

Desarticulada una red de traficantes de tumbas

Los acusados desenterraban cuerpos, los amontonaban y luego revendían las tumbas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuatro empleados del cementerio Burr Oak de Alsip, en el estado de Illinois (EEUU), han sido acusados de desenterrar y desmembrar alrededor de 300 cuerpos y revender después el espacio de sus tumbas, según informaron hoy en rueda de prensa las autoridades.

Los acusados se enfrentan a posibles cargos federales por enterrar unos cadáveres encima de otros y desechar algunos en la parte trasera del cementerio, en el que están enterrados famosos como la cantante de blues Dinah Washington.

El sheriff del condado de Cook, Tom Dart, dijo a los medios que la policía encontró 'enormes pilas de huesos' repartidas a lo largo y ancho del cementerio, al que acudieron hace una semana para investigar una denuncia de posibles 'irregularidades financieras' planteada por los propietarios del terreno.

'Esto no se ha hecho de forma delicada', dijo Dart. 'Los empleados desenterraban los cuerpos y los despojaban en cualquier parte, o incluso los empujaban para hacer sitio a otro féretro'. Esta forma caótica de actuar está dificultando 'enormemente' la tarea de identificación de los cuerpos, por lo que las labores de investigación podría alargarse 'incluso durante meses', según el sheriff.

Los acusados se enfrentan a un máximo de 30 años en prisión por 'desmembrar un cuerpo humano', según la fiscal general del estado de Illinois, Anita Álvarez.

Mientras el FBI y la policía local continúan investigando si la operación forma parte de una trama más extensa y si ha habido violación de leyes federales, la fiscal apuntó a la empleada Carolyn Towns como principal responsable y coordinadora de la trama.

Además de liderar la operación, Towns creó un fondo en 2005 con la falsa premisa de construir un museo en honor de Emmett Till, uno de los grandes símbolos de la lucha contra el racismo, que fue asesinado en 1955 a los 14 años por flirtear con una mujer blanca, y que está enterrado en Burr Oak.

Aunque los vigilantes del cementerio han asegurado que el cuerpo de Till permanece en su tumba original, los desordenados y dispersos documentos oficiales de la institución están frenando la investigación de las autoridades.

Por ello, Dart ha pedido 'paciencia' a las decenas de personas que pasaron la noche frente a las puertas del cementerio, ansiosos por saber si los cuerpos de sus familiares habían sido también profanados.