Público
Público

La destrucción de un colegio por el tornado de Oklahoma conmociona a Estados Unidos

El tornado destrozó una escuela donde se refugiaban niños de entre cinco y ocho años. Ya hay siete menores muertos. Los equipos de emergencia calculan que aún quedan otros 20 menores atrapados entre los escombros. No

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Entre las 24 víctimas confirmadas del mortífero tornado que arrasó los suburbios de Oklahoma City este pasado lunes hay varios niños. Un dato dramático que ha conmocionado a todo Estados Unidos. Siete de esos niños fallecidos encontraron la muerte en la escuela de primaria Plaza Tower en Moore, un suburbio de Oklahoma City, que se ha convertido en todo un símbolo de la tragedia, el dolor y la devastación. De momento, son siete, pero las autoridades cree que la fatal cifra aumentará dado que calculan que puede haber otros 20 o 30 menores atrapados entre los escombros del colegio.

Lo ocurrido en la escuela Plaza Tower es la cara más amarga de una tragedia que empezó a las 14:56 de la tarde (21:56 de la noche en España) y que afectó a otra escuelas, a un hospital y a cientos de casas y edificios. Cuando sonaron las alarmas, los profesores y los alumnos apenas tuvieron tiempo de buscar refugio ante la inminente llegada del tornado.

Los responsables del centro escolar tomaron entonces una decisión: dividir a los alumnos, sacando a los mayores fuera del centro y dejando a los pequeños en el edificio. KFOR TV, una cadena de televisión de Oklahoma City, informó de que los alumnos más mayores, los de cuarto, quinto y sexto curso fueron evacuados a una iglesia cercana. Según cuenta la cadena NBC, los profesores cogieron a los niños más pequeños y se refugiaron en los baños o se acurrucaron en grupos por los pasillos del edificio a la espera de que pasase el tornado.

Pero la fuerza del tornado era tal —de categoría EF4, la segunda máxima en la escala Fujita— que no tardó mucho en arrancar el tejado de la escuela y los pilares de cemento que sostenían a este edificio de una sola planta. 'La escuela empezó a venirse abajo', contó un vecino de la zona que también buscó refugio allí. Los profesores protegieron con sus cuerpos a los niños; incluso alguno de ellos tuvieron que agarrarse a lo que quedaba de las paredes para no ser arrastrados por el viento, contó una niña de siete años que sobrevivió a la tragedia.

Por ahora se han encontrado los cadáveres de siete niños, pero los equipos de rescate siguen buscando entre los escombros a más víctimas: calculan que puede haber entre 20 y 30 niños menores de ocho años atrapados entre los escombros. Las esperanzas de encontrarlos con vida son mínimas, según informaron fuentes oficiales.  

Briarwood, otra escuela de primaria cercana a la de Plaza Tower, también sufrió los estragos del tornado. Pero tuvo algo más de suerte porque aunque también estaba en la trayectoria de la tormenta, no estaba en el centro de la misma sino en uno de los bordes. La destrucción no fue tan devastadora como en la escuela Plaz tower, pero aún así en la primera planta las paredes se habían desprendido.