Público
Público

Detenida en Italia una española sospechosa de un doble homicidio en Austria

La supuesta homicida, Estíbaliz Carranza, vivía en Viena, donde regentaba desde hace cinco años una heladería. En su sótano hallaron restos de dos cadáveres descuartizados en sendas heladeras llenas de cemento.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía italiana detuvo hoy en la ciudad de Udine a la ciudadana española Estíbaliz Carranza, sobre la que pesaba una orden europea de detención por su supuesta implicación en un doble homicidio acontecido en Austria, según informó a Efe un portavoz de la comisaría de esa ciudad.

La detención de la joven de 32 años se produjo en la estación de trenes de esta ciudad de la región del Friuli-Venezia-Giulia, que linda con Austria, donde varios agentes se habían desplazado tras recibir una llamada alertando de su presencia. El informante, según precisaron las fuentes, no conocía a la sospechosa, pero se había encontrado con ella este jueves y le había proporcionado un lugar donde alojarse.

Tras descubrir la identidad de la mujer y la orden de detención que pesaba contra ella, el informante se puso en contacto con la policía para explicarles lo que había descubierto. La joven detenida declaró ante la policía que estaba embarazada de dos meses y tras su arresto fue trasladada a un hospital de la localidad de Udine para someterse a un chequeo y comprobar su estado de salud antes de ser trasladada a un centro penitenciario, explicaron las fuentes policiales. Se prevé que hoy mismo Carranz sea encarcelada, si no se detectan problemas de salud durante los controles médicos.

Las policía aseguró que, a pesar de que desde Viena se había proporcionado información referente a una ciudadana española de 32 años, en el pasaporte hallado entre sus pertenencias figuraba México como su lugar de nacimiento. Estíbaliz Carranza vivía en Viena, donde regentaba desde hace cinco años una heladería.

En el sótano del edifico donde está su establecimiento se hallaron el lunes pasado restos de dos cadáveres descuartizados, en dos heladeras llenas de cemento. Junto a ellos, dos rifles con mira telescópica, un bolso de mujer con una pistola dentro y una libreta con anotaciones en español. El martes, la joven desapareció y al día siguiente la Fiscalía de Viena emitió una orden europea detención porque se cree que el sótano donde fueron hallados los cadáveres le pertenece, según indicó un portavoz policial.