Publicado: 16.04.2014 07:47 |Actualizado: 16.04.2014 07:47

Detenido un hombre por dejar una mochila en la meta del maratón de Boston

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía de Boston (EEUU) ha imputado cargos por alterar el orden público con un artefacto falso al hombre que este martes abandonó una mochila en la línea de meta de la maratón de Boston en la conmemoración del atentado que causó hace un año tres muertos y más de 260 heridos.

El hombre fue detenido después de que un agente se percatara de su extraño comportamiento y su peculiar vestimenta, toda negra y con un velo del mismo color cubriendo su rostro, según informó el jefe de la policía de la ciudad, Randall Halstead. El sospechoso, que dejó caer su mochila cuando el agente le llamó la atención, según su relato, se enfrenta ahora a cargos por posesión de un artefacto falso, perturbar la tranquilidad y alterar el orden público.

El incidente despertó todas las alarmas en un día muy sensible para Boston, una ciudad que quedó traumatizada tras la tragedia de la maratón del año pasado.

La alerta saltó por dos mochilas abandonadas cerca de la línea de meta, pero Halstead aclaró que el detenido sólo poseía una de ellas y no dio más detalles sobre el contenido ni el dueño de la segunda. Ambas fueron detonadas de manera controlada por los artificieros para abortar un posible atentado.

De momento Halstead sólo ha precisado que una de ellas contenía una olla para hacer arroz, pero no especificó cuál. Fuentes consultadas por algunos medios estadounidenses apuntan a que la segunda mochila contenía material periodístico y era de un reportero que la dejó en el camino después de que saltara la alarma.

El suceso obligó a evacuar la zona y movilizar a artificieros en el día en que se conmemora el aniversario del atentado con dos bombas colocadas en ese mismo lugar y que mataron a tres asistentes. Un robot fue enviado a inspeccionar las mochilas abandonadas y las detonó por precaución, sin más consecuencias que el temor revivido un año después de la tragedia de la última maratón.

La policía acordonó la zona de la Calle Boylston pocas horas después de que las autoridades del estado de Massachusetts, Boston y el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, realizaran ofrendas en la zona. La línea de meta y la estación de Copley fueron cerradas temporalmente y también los negocios de la calle Boylston, para despejar la zona y mantener a todo el mundo protegido.

Dada a la fuerte presencia de medios de comunicación por el aniversario de los atentados, varios técnicos fueron testigos de como una personas gritaba "Boston Strong" (Boston Fuerza) antes de dejar la mochila. Aún se desconocen las razones por la que el detenido colocó al menos una de las mochilas en la línea de meta de la maratón, que este año se celebrará el 21 de abril.