Público
Público

Detenido el jefe de los Casalesi, el clan de 'Gomorra'

Los Casalesi es uno de los más potentes de la mafia napolitana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía italiana decapitó ayer al clan camorrista de los Casalesi al detener a Nicola Schiavone, de 32 años, presunto heredero de esta organización criminal tras la encarcelación en 1998 de su padre, el mafioso Francesco Schiavone, conocido como Sandokan.

Un equipo de agentes de la policía de Caserta (en la región de Campania) logró detener a Nicola Schiavone al irrumpir en la madrugada de ayer en una mansión-búnker en la periferia de la localidad de Casal de Principe, el reino de este clan.

El presunto mafioso, que se hallaba en compañía de dos lugartenientes, se lo tomó con calma y hasta felicitó a la policía por haber logrado pillarle, a pesar de que vivía rodeado de aparatos tecnológicos para burlar a las fuerzas del orden. Entre ellos, unos dispositivos que permiten detectar micrófonos ocultos, y telecámaras en el exterior de la casa. La policía encontró además en esta mansión los cuadros que pintaba el joven Schiavone, una pipa y un libro titulado Lo que tu Iglesia no te dejaría leer.

El clan de los Casalesi es uno de los más potentes de la mafia napolitana y uno de los más conocidos en todo el mundo por la denuncia de su actividad que hizo el escritor napolitano Roberto Saviano, autor del libro Gomorra. El escritor vive hoy bajo escolta pues ha sido amenazado por la Camorra. El departamento antimafia de Nápoles calcula que el clan mueve casi 30.000 millones de euros anuales entre tráfico de drogas, venta ilegal de tejidos y otras actividades criminales.

Los investigadores acusan a Nicola Schiavone de un triple homicidio, motivado por un ajuste de cuentas. Habría mandado asesinar el año pasado a los también camorristas Francesco Buonanno, Modestino Minutolo y Giovan Battista Papa.

El padre, el sanguinario Sandokan, ha sido condenado a cadena perpetua y todavía se considera que logra mover los hilos de la organización, mientras que su hijo Nicola se habría convertido en una especie de regente en Casal de Principe. De hecho, según el periódico Il Mattino de Nápoles, el joven habría recibido hasta hace poco órdenes de su padre en sus encuentros en la cárcel.

No obstante, el hijo había logrado burlar la justicia y mantener limpio su historial delictivo hasta que, el pasado enero, el Tribunal de Santa María Capua Vetere dictó una primera condena de 2 años y 8 meses de reclusión por mantener bienes bajo testaferros ficticios.

'Hemos golpeado en el corazón de la potente organización camorrista de los Casalesi. Nicola Schiavone era uno de los objetivos primarios de las fuerzas del orden', sostuvo ayer el jefe de la policía de Caserta, Guido Longo. El Gobierno Berlusconi y el fiscal antimafia felicitaron a la policía de Caserta.