Público
Público

Detenido el presunto responsable del naufragio en Lampedusa

El ciudadano tunecino detenido ha sido llevado a prisión y está acusado de homicidio múltiple, facilitar la inmigración ilegal y naufragio.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades italianas han detenido a un tunecino por ser el presunto capitán del barco con 500 inmigrantes que naufragó el jueves pasado frente a la isla italiana de Lampedusa. Hasta el momento se han recuperado más de 235 cuerpos, a la espera de que los buzos rescaten varias decenas de cadáveres que permanecen hundidos dentro de los restos de la barcaza, a 47 metros de profundidad.

Jaled Ben-Salem, un tunecino de Sfax, ha sido detenido en el centro de acogida de la isla al que han sido trasladados los 155 supervivientes de la tragedia, después de que algunos de ellos le identificaran como el hombre al mando de la embarcación.

El detenido, contra el que se han presentado cargos de homicidio múltiple, facilitar la inmigración clandestina y naufragio, ha sido trasladado ya a la prisión de Agrigento, en Sicilia, según informan los medios italianos.

Según La Repubblica, falta aún por identificar su 'número dos'. Los supervivientes se han referido a ambos como white men (hombres blancos) en sus testimonios. El detenido formaba parte de una organización libia que se encarga del tráfico de personas entre este país norteafricano y las costas italianas.

Uno de los eritreos que ha sobrevivido al naufragio ha relatado que los 500 inmigrantes, entre los que había mujeres y niños, estaban 'prisioneros' en un cobertizo rural y fueron trasladados hasta una playa próxima a Misrata, desde donde partieron hacia Italia.

Le acusan de homicidio múltiple, facilitar la inmigración clandestina y naufragio.  Según ha explicado, fueron trasladados 'en grupos de 20 o 30' en embarcaciones pequeñas hasta el pesquero, donde los alrededor de 500 'pasajeros' tuvieron que permanecer todo el viaje hacinados y de pie. Durante el viaje, los supervivientes aseguran que el tunecino y otro hombre estuvieron todo el tiempo en el timón y eran los únicos que dormían en una cabina.

Algunos supervivientes han asegurado incluso que fue el capitán quien prendió fuego en cubierta para intentar llamar la atención de la presencia del barco cuando se encontraban en las proximidades de Lampedusa. Fue este fuego, que se propagó rápidamente por todo el barco, el que obligó a muchos a saltar por la borda y provocó el posterior hundimiento con cientos más que se encontraban atrapados en la bodega.

De acuerdo con las fuentes consultas por 'La Repubblica', Ben-Salem, de 35 años, ya llegó hasta Lampedusa al mando de otro barco con inmigrantes, unos 250, el pasado mes de agosto. Entonces, tras ser identificado, fue repatriado a su país.

Pese a las condiciones meteorológicas adversas, con una ligera lluvia, los submarinistas han reanudado las labores de búsqueda de las víctimas de la tragedia que siguen atrapadas en el interior del barco, hundido a unos 50 metros de profundidad.

En las últimas horas se han recuperado otros cuatro cuerpos, dos de ellos de mujeres. Además, según la agencia ADNKronos, ha aparecid el cadáver de otra víctima a unos 300 metros de la isla de Lampedusa. Este lunes, los submarinistas recuperaron 38 cadáveres.

Este martes, los ministros de Interior de los veintiocho se reúnen en Luxemburgo para tratar lo ocurrido en la isla italiana, pero no se espera que alcancen nuevos acuerdos o propongan medidas que prevengan la muerte de inmigrantes en la zona.

Así las cosas, está previsto que el primer ministro, Enrico Letta, se desplace este miércoles a Lampedusa en compañía del viceprimer ministro y titular de Interior, Angelino Alfano, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y la comisaría europea de Interior, Cecilia Malmström.