Publicado: 11.10.2015 20:22 |Actualizado: 12.10.2015 09:16

Lukashenko, el "último dictador de Europa", arrasa en las elecciones de Bielorrusia con el 83% de los votos

Los resultados confirman lo que era un secreto a voces: el presidente del país desde 1994 obtiene un arrollador y esperado triunfo en las urnas y resulta reelegido por quinta vez.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
lukashenko

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko.- EFE

MOSCÚ.- El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, en el poder desde 1994, el llamado "último dictador" de Europa, fue reelegido este pasado domingo por quinta vez consecutiva con una mayoría abrumadora, tanto que resulta sospechosa para los cánones de las democracias occidentales: obtuvo el 83,49% de los votos, según los datos oficiales aún no definitivos, ofrecidos hoy por la presidenta de la Comisión Electoral Central (CEC) de Bielorrusia, Lidia Yermoshina.

En segundo lugar, con el 4,42% de los sufragios, se situó la activista opositora Tatiana Korotkevich, seguida del líder del Partido Liberal Democrático, Serguéi Gaidukévich, que consiguió el 3,32%.



La última posición, con el 1,67% de los votos, fue para Nikolái Ulajóvich, jefe de una organización de cosacos. La opción Contra todos los candidatos, contemplada en las papeletas, fue votada por poco más del 6 % de los electores.

Lukashenko ha obtenido en estos comicios más votos que en las anteriores cuatro presidenciales en las que ha participado. además, según la CEC, la participación en los comicios fue del 86,75% del censo electoral, cifrado en casi 7 millones de ciudadanos

En la capital, Minsk, Lukashenko consiguió el 65,58% de los votos, muy lejos de Korotkévich, que apenas logró un 6%.

Según la Comisión Electoral Central de Bielorrusia, a las 18.00 hora local (17.00 en españao), cuando quedaban dos horas para el cierre de los colegios electorales la participación era del 81,77% del censo, cifrado en casi siete millones de ciudadanos.

Tanto las autoridades electorales como el Ministerio del Interior de Bielorrusia han destacado que la jornada de votación transcurrió en un clima de calma, sin incidencias destacables.

Y es que la reelección de Lukashenko hace cinco años provocó masivas protestas y el encarcelamiento de los principales líderes de la oposición, pero el apoyo para sus 20 años de gobierno ha crecido desde que él mismo se erigió en un garante de la estabilidad ante una crisis económica y un conflicto separatista en la vecina Ucrania.

Las potencias occidentales han condenado al ostracismo desde hace tiempo a la Bielorrusia de Lukashenko, descrita en 2005 por la ex secretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice como "la última dictadura de Europa", por su historial de derechos humanos y por restricciones a la disidencia política.

Sin embargo, sus críticas a la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia el año pasado, ser anfitrión de las conversaciones de paz por Ucrania y su perdón a seis líderes de la oposición en agosto sugieren que Lukashenko está buscando mejorar su imagen en Occidente, dicen varios analistas.

"Hemos hecho todo lo que Occidente quería en vísperas de las elecciones. Si hay algún deseo en Occidente de mejorar nuestras relaciones, nada ni nadie puede evitarlo", declaró Lukashenko al sufragar. "La pelota ahora está del lado de Occidente", agregó.