Público
Público

Dilma mantiene su ventaja tras el último debate

La escasa tensión electoral hace temer una fuerte abstención en la votación de hoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Era la última oportunidad para que el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), José Serra, arañara votos de forma masiva, ya que el debate en la cadena de televisión Globo, el último de la campaña, ha sido tradicionalmente el más visto en Brasil. Pero quizá porque los ataques e insultos que han caracterizado la campaña no han servido hasta ahora para desbancar a la candidata del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, del podio en que la sitúan todas las encuestas la última de Datafolha, el viernes, le daba el 50% de los votos frente 40% de su rival, los candidatos mostraron una cara menos agresiva y más amable en el encuentro televisivo de la noche del viernes.

'A pesar del debate, creo que Dilma ganará', opina Olga Cuenca, al frente de la consultoría de comunicación Llorente & Cuenca en Brasil. 'Serra no tiene ninguna posibilidad, salvo que las cosas cambien mucho. El legado de Lula pesa demasiado y la gente está contenta con lo que se ha conseguido', añade.

'Serra no tiene ninguna posibilidad, salvo que las cosas cambien mucho'

Durante hora y media, en un programa de formato similar al español Tengo una pregunta para usted, los candidatos respondieron a una selección de preguntas planteadas por un grupo de votantes indecisos que asistieron al debate. Según Datafolha, el porcentaje de indecisos cara a las elecciones de hoy es de un 4%.

Se habló de seguridad, salud y educación, pero cuestiones polémicas como privatizaciones, impuestos o aborto fueron soslayadas. Serra sí criticó la corrupción, que, dijo, 'ha llegado a niveles insoportables', pero no metió el dedo en la llaga de la colaboradora de Dilma que dimitió recientemente por un caso de corrupción.

La falta de tensión se reflejó en la audiencia, la más baja en ocho años que registra el debate de Globo previo a la segunda vuelta. 'Ya tengo decidido votar por Serra y ya sé que de todos modos no va a ganar. ¿Para qué ver el debate?', decía un joven paulista.

La sensación de que las elecciones ya están decididas hace temer a las autoridades que aumente la abstención. En Brasil hay un puente largo, que une la Fiesta del Funcionario a la de Todos los Santos, y mucha gente ha decidido salir de viaje. Votar en Brasil es obligatorio, pero la multa es pequeña y puede evitarse justificando que se estaba ausente de la circunscripción donde se debía votar.