Publicado: 27.07.2016 19:30 |Actualizado: 27.07.2016 19:30

Dilma Rousseff y Lula da Silva declinan la invitación a la
apertura de las Olimpiadas

Suspendida de sus funciones, Rousseff asegura que no participará en ese evento "en una posición secundaria", aludiendo al presidente interino, Michel Temer, que acudirá en representación del Gobierno brasileño.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, levanta el brazo de su antecesor,  Luiz Inacio Lula da Silva, tras su toma de posesión como ministro de la Presidencia en el Palacio Planalto, en Brasilia. REUTERS/Adriano Machado

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, levanta el brazo de su antecesor, Luiz Inacio Lula da Silva, tras su toma de posesión como ministro de la Presidencia en el Palacio Planalto, en Brasilia. REUTERS/Adriano Machado

BRASILIA.- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, suspendida de sus funciones por un juicio de destitución, así como su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, han declinado la invitación a participar en la apertura de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El anuncio lo han hecho las oficinas de prensa de ambos, que dejan "huérfana" la inauguración de la Olimpiada, al menos según una interpretación de Rousseff en torno a la "maternidad" y "paternidad" de la gran cita deportiva del planeta en Río de Janeiro.

"Me siento madre de estas Olimpíadas", declaró Rousseff en una reciente entrevista, en la que apuntó que Lula, su padrino político y promotor de la candidatura de Río, "es el padre" de los Juegos.

Ambos fueron invitados por el Comité Olímpico Internacional (COI) a participar en la apertura del evento el 5 de agosto en el estadio Maracaná, a la que el presidente interino, Michel Temer, acudirá en representación del Gobierno brasileño.

Temer sustituye a Rousseff desde el pasado 12 de mayo, cuando se instauró el juicio político que la suspendió de sus funciones, y está enemistado con la gobernante procesada y con Lula, que le acusan de haber orquestado "un golpe" y una "ruptura democrática".



Fuentes del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenecen Rousseff y Lula, explican que la decisión de ambos de no estar presentes en la inauguración de la cita olímpica responde, entre otras razones, a que "no hay clima político" para ello.

Previamente lo había adelantado de alguna manera la propia Rousseff en una entrevista que concedió este fin de semana, en la que dijo que no participaría en ese evento "en una posición secundaria", en franca alusión a que el Gobierno será representado por Temer.

En esas declaraciones, difundidas por Radio France Internacionale, Rousseff insistió en que la celebración de los Juegos Olímpicos de Río "fue fruto del gran trabajo" de Lula y en que "todos los preparativos" estuvieron a cargo de su Gobierno.

Rousseff ratificó su postura hoy con un mensaje en las redes sociales: "Participé desde el inicio para traer los Juegos Olímpicos a Brasil. No voy a participar como espectadora de un acto del cual fui protagonista".