Publicado: 21.12.2013 17:13 |Actualizado: 21.12.2013 17:13

La dimisión del ministro de Economía abre una crisis en el Gobierno del uruguayo Mújica

Fernando Lorenzo renuncia a su cargo en medio de una investigación de la Justicia por su participación en la quiebra de la aerolínea Pluna

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno uruguayo del presidente José Mujica sufrió este sábado una sacudida con la renuncia del ministro de Economía, Fernando Lorenzo, en medio de una investigación judicial por su participación en la quiebra el pasado año de la aerolínea de bandera Pluna. El presidente Mujica, que entregará el poder el 1 de marzo de 2015, fue el encargado de comunicar en conferencia de prensa la renuncia de Lorenzo mientras el ministro comparecía frente a la jueza del Crimen Organizado, Adriana de los Santos, que investiga su participación en la quiebra el pasado año de la aerolínea uruguaya Pluna.

Por ese caso son investigados por la Justicia varios empresarios y funcionarios entre ellos el argentino Matías Campiani, exgerente de Pluna que quedó detenido en la pasada madrugada tras declarar durante más de doce horas. Campiani era el representante del Grupo argentino Leadgate, que tenía el 75 % por ciento de las acciones de Pluna y el gerente general de la aerolínea. El restante 25 % de las acciones estaba en manos del Estado uruguayo. Otros dos empresarios exsocios de Campiani también son indagados por la jueza del Crimen Organizado además del ministro de Economía, el presidente del estatal Banco de la República Oriental del Uruguay (Brou), Fernando Calloia, y un escribano (notario).

Mujica dijo en una declaración a la prensa que Lorenzo presentó renuncia "por propia iniciativa" poco antes de declarar en el juzgado y "buscando facilitarle el camino a la justicia". El tema de Pluna ha sido un gran dolor de cabeza para la administración de Mujica y desde hace varios meses.

El presidente uruguayo, José Mujica, junto a su vicepresidente, Danilo Astori, durante la rueda de prensa en la que comunicó la renuncia del ministro de Economía Fernando Lorenzo. EFE/Iván Franco

El 15 de junio del pasado año el Gobierno uruguayo anunció un acuerdo para una "salida ordenada" con el Grupo argentino Leadgate. El Parlamento uruguayo aprobó el 17 de julio del 2012 la liquidación de Pluna a instancias del Ejecutivo, debido a la crítica situación financiera de la empresa. Cuando se anunció la quiebra, el 9 de julio del pasado año, Pluna operaba unos 250 vuelos semanales desde y hacia Argentina, Brasil, Chile y Paraguay, lo que suponía cerca del 80 por ciento del total de vuelos en Uruguay.

Mujica detalló en su declaración las acciones emprendidas por el Gobierno para tratar de evitar la quiebra de Pluna y una vez producida para intentar minimizar los costes económicos y sociales. Pero "es obvio que los resultados para nada fueron satisfactorios" y la Justicia "resolverá si se cometieron errores instrumentales", afirmó el presidente.

Fernando Lorenzo, de 53 años, pertenece al ala del vicepresidente Danilo Astori arquitecto de la política económica impulsada por la coalición de izquierda Frente Amplio que desde 2005 está en el Gobierno. Junto a Astori que lo acompañó en la declaración pero no hizo comentario alguno, Mujica dijo que el Gobierno "siente la pérdida" de Lorenzo y "tratará en todo lo posible" de "preservar las orientaciones generales" diseñadas por el ministro saliente. Además, afirmó que el Gobierno "no tiene dudas" sobre la "integridad ética y el compromiso positivo con el interés nacional" del hasta ahora ministro Lorenzo y del presidente del Brou.

El juzgado especializado en el crimen organizado tiene a su cargo tres investigaciones relacionadas con la quiebra de Pluna. Una tras la denuncia presentada por el Partido Nacional o "Blanco" principal de la oposición referida a supuestas "irregularidades" en la gestión de Campiani como representante de Leadgate que fue el principal accionista de la aerolínea uruguaya entre 2007 y 2012. Según senadores del Partido Nacional, Pluna fue "vaciada" durante la gestión del empresario argentino y cuando se marchó "dejó un pasivo" de 301,5 millones de dólares y un activo de 290 millones.

Otra investigación de oficio fue iniciada por el fiscal Juan Gómez sobre el frustrado remate de los aviones de Pluna como parte de su proceso de liquidación y un aval millonario que le otorgó el estatal Banco de la República Oriental del Uruguay (Brou) a la empresa española Cosmo para adquirir las aeronaves. La tercera investigación es por la denuncia que presentó la empresa estatal de combustibles Ancap donde se acusó a las exautoridades de Pluna durante la gestión de Campani por el pago de combustible con cheques sin fondos.