Publicado: 08.09.2015 19:09 |Actualizado: 08.09.2015 20:22

Dinamarca envía un mensaje a los refugiados sirios: no vengáis

El Ministerio de Inmigración lanza una campaña en la prensa libanesa para disuadir a los solicitantes de asilo con el anuncio de recortes en las ayudas y otras medidas en su contra

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 10
Comentarios:
Anuncio del Gobierno danés que advierte de las nuevas condiciones para los refugiados. / JUSTIN CREMER

Anuncio del Gobierno danés que advierte de las nuevas condiciones para los refugiados. / JUSTIN CREMER

MADRID.- El Gobierno danés inició ayer una campaña de anuncios en diarios libaneses y en redes sociales para informar de los recientes recortes en las ayudas a refugiados y así evitar la llegada de solicitantes de asilo político. La medida, que según el Ejecutivo pretende disuadir a los traficantes de personas, ha sido criticada con dureza por varias fuerzas de la oposición porque, en realidad, envía un mensaje claro a los sirios que huyen de un país en guerra: no vengáis.

En los anuncios (en árabe, inglés y otros ocho idiomas) el Ministerio de Inmigración, Integración y Vivienda advierte de que las ayudas sociales se reducirán a la mitad y de que las condiciones para la reagrupación familiar y para la obtención del permiso de residencia serán más duras. Líbano, con cuatro millones y medio de habitantes, acoge actualmente a más de un millón de sirios, mientras que el año pasado Dinamarca fue, con más de 14.000, el quinto país de la Unión Europea en número de solicitantes de asilo.

“El anuncio es ridículo”, declaró Eli, un joven arquitecto libanés, a la cadena Euronews, a quien en un principio le llamó la atención que anunciaran el recorte de ayudas con un formato publicitario (vídeo). No sorprende en un Gobierno liberal cuyo principal aliado es el ultraderechista Partido Popular Danés, que ha pedido hoy restaurar los controles fronterizos con Alemania por el aumento de refugiados llegados desde ese país.



"Es una consecuencia natural de que Alemania impulse una política irresponsable. El Gobierno danés debe pedir al alemán que cambie su curso y que los alemanes tengan más consideración hacia los países vecinos de la que muestran ahora", declaró Martin Henriksen, portavoz del partido ultra. Horas antes, su líder, el xenófobo Kristian Thulesen Dahl, había pedido a través de las redes sociales controles temporales o permanentes porque, a su juicio, el tratado de Schengen "se ha derrumbado".

El Partido Popular Danés, que reclamó también endurecer la política de inmigración, ya forzó hace cuatro años al anterior Gobierno de derechas a implantar controles fronterizos, pero las dudas de la Comisión Europea y el posterior triunfo electoral del centroizquierda hicieron que el experimento sólo durase unos meses. Ahora, han vuelto a la carga, advirtiendo en la prensa libanesa de que para obtener la nacionalidad, entre otros requisitos, será necesario hablar danés.