Público
Público

Una diputada acusa a sus colegas de prostituirse para lograr un escaño

Angela Napoli, escindida del partido de Berlusconi, dice que si se aprueba la "hipócrita" ley que penaliza a los clientes de prostitutas muchos diputados serán detenidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'No excluyo que senadoras o diputadas haya sido elegidas después de haberse prostituido'. Una parlamentaria italiana afín al presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini, ha sugerido hoy que algunas colegas de bancada podrían ofrecer su cuerpo a cambio de ocupar un puesto con opciones en las listas electorales, lo que provocó la reacción de las mujeres del Pueblo de la Libertad (PdL), el partido del primer ministro, Silvio Berlusconi.

Angela Napoli, perteneciente al PdL hasta que Fini protagonizó una escisión en la formación gubernamental, tuvo que matizar sus palabras en la Cámara de los Diputados, aunque no se retractó de las declaraciones efectuadas en una entrevista al periodista Klaus Davi sobre las consecuencias de la actual ley electoral.

'Está claro que si no se incide en la elección meritocrática, la mujer a menudo está constreñida, para conseguir una determinada posición en la lista, incluso a prostituirse o a secundar las voluntades del patrón de turno', comentó Angela Napoli, quien también atacó un proyecto de ley —'hipócrita', según ella— que pena con la cárcel a los clientes de prostitutas. 

'Si se promulgase esa ley, no serían muchos sino muchísimos los parlamentarios detenidos. Excepto que los parlamentarios pillados con prostitutas se las arreglen con la inmunidad, mientras que un obrero o un camionero terminarían pagando por la sempiterna lógica de castas, como siempre ocurre', dijo la diputada, que junto a una treintena de diputados han formado en el grupo Futuro y Libertad, liderado por Fini.

Tras ser reprendida en la Cámara por su propio líder, en funciones de presidente del hemiciclo, Napoli comentó que no quería 'criminalizar' a sus compañeras, pero que tampoco se tenían porque sentir ofendidas si habían conseguido el escaño por méritos propios.