Publicado: 05.01.2016 20:56 |Actualizado: 05.01.2016 21:05

Los diputados chavistas abandonan el acto de constitución del Parlamento

Acusó de violar las normas a Ramos Allup, que juró como presidente de la Asamblea. La oposición, que ostenta la mayoría, se da seis meses para tumbar el Gobierno de Maduro.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 4
Comentarios:
Diputados chavistas se retiran del hemiciclo durante la constitución de la Asamblea Nacional. / EFE

Diputados chavistas se retiran del hemiciclo durante la constitución de la Asamblea Nacional. / EFE

CARACAS.- Los 55 diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que reúne a la minoría chavista, abandonaron hoy el acto de constitución del nuevo Parlamento venezolano, controlado ahora por una mayoría de oposición al Gobierno. El diputado chavista y expresidente de la Asamblea legislativa, Diosdado Cabello, alegó que el grupo mayoritario de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) incurrió en "una violación flagrante" del reglamento en la sesión constitutiva.

"Esta sesión de hoy es de instalación y no estaba previsto ningún derecho de palabra adicional", dijo Cabello a los periodistas al salir del hemiciclo, al tiempo que acusaba al nuevo presidente, el opositor Henry Ramos Allup, de violar las normas. 

Cabello dijo que Ramos Allup optó por no hacer cumplir la norma al darle el derecho de palabra al diputado opositor Julio Borges. "No podemos permitir en la bancada de la Patria que se esté violando el reglamento y nosotros ser parte de eso", recalcó Cabello.

Agregó que la retirada "no se trata de un capricho", pues antes habían hecho una reclamación formal a través del jefe de bancada del PSUV, Héctor Rodríguez, "para que se cumpliera el reglamento pero él (Ramos Allup) hizo caso omiso".

El parlamentario oficialista aseveró que a Ramos Allup lo que le interesa "es provocar" y que le otorgó el derecho de palabra a Julio Borges como "un premio de consolación porque fue derrotado". Cabello hizo así referencia a que Ramos Allup fue elegido por la bancada opositora como presidente de la Asamblea en lugar de Borges, quien era el otro aspirante.



Tras la jura de Ramos Allup, éste tomó juramento a los dos vicepresidentes de la Cámara, también opositores. "Juro cumplir ante Dios y ante la patria" las responsabilidades propias de la presidencia de la Asamblea, manifestó el nuevo presidente de la Cámara inmediatamente después de recibir el mando de la sesión del chavista Héctor Agüero, por ser el diputado de mayor edad.

Las elecciones legislativas del 6 de diciembre pasado dejaron a la oposición con 112 escaños y al oficialismo con 55 en Venezuela. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) suspendió temporalmente la asunción de cuatro diputados del estado Amazonas (tres opositores y un chavista) tras denuncias de un supuesto fraude electoral que el oficialismo achaca a la oposición.

La oposición aseguró que no acataría el fallo del TSJ y los tres diputados opositores de Amazonas asistieron a la sesión constitutiva aunque no recibieron sus credenciales, según anunció un diputado chavista.

En el primer debate legislativo, el oficialista Pedro Carreño, exministro de Hugo Chávez (1999-2013) y de Nicolás Maduro, sostuvo que mientras el Tribunal Supremo de Justicia no decida sobre la denuncia de fraude aún no se sabe "cómo queda" la mayoría opositora, cuyos 112 diputados representan dos tercios de la Asamblea. "Tranquilo que aquí cambiaron las cosas", le dijo Ramos Allup a Carreño.

El diputado oficialista y exministro Héctor Rodríguez recordó que Ramos Allup es el secretario general del histórico partido Acción Democrática, que junto al partido democristiano Copei se alternó en la Presidencia de la República durante el medio siglo anterior a la llegada al poder de Hugo Chávez.

Los gobiernos de Acción Democrática y Copei fueron responsables de "los desaparecidos, los muertos, los torturados y los paquetes neoliberales con los que se traicionó al pueblo" antes de 1999 y en 2002, cuando Chávez fue derrocado durante 48 horas, aseveró Rodríguez.

También señaló que Ramos Allup "ha dicho que en seis meses tumbará al Gobierno" de Nicolás Maduro, en alusión a un acuerdo de los dirigentes opositores, que a partir de hoy se han dado un plazo de seis meses para definir "la vía constitucional" para una salida anticipada del poder de Maduro, elegido en 2013 para un período que vence en 2019.