Publicado: 22.01.2014 08:47 |Actualizado: 22.01.2014 08:47

Diputados franceses votan el derecho al aborto no sometido a supuestos

La enmienda que modifica la ley ha recibido todo el apoyo de la izquierda, pero también de algunos del centro y de la derecha.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Asamblea Nacional francesa adoptó anoche una enmienda que modifica la ley que despenalizó el aborto en 1975 para considerarlo un derecho de las mujeres no sometido al supuesto de "desamparo" como hasta ahora.

La enmienda, propuesta por la mayoría socialista, recibió el apoyo de los diputados de izquierda, pero también de algunos de centro y de la derecha, pese a que la mayoría de los oradores de la conservadora Unión por una Mayoría Popular (UMP) se habían pronunciado en contra. La ministra de los derechos de las Mujeres, Najat Vallaud Belkacem, justificó esta remodelación legislativa para "actualizar, facilitar y hacer inalienable el derecho al aborto", al tiempo que negó que se tratara de "una reacción a lo que ocurre en España".

El presidente de la UMP en la Asamblea, Christian Jacob, denunció como una maniobra política esta enmienda, que se integra en un proyecto de ley "para la igualdad de hombres y mujeres" que incluye diversas disposiciones sobre los permisos parentales o sobre las sanciones a las empresas que no aplican la igualdad salarial para las mismas funciones. Jacob señaló también que suprimir el supuesto del "desamparo" puede conducir a una "banalización" del aborto y defendió el carácter a su juicio "equilibrado" que tiene la actual ley, que está en vigor desde hace 38 años y que lleva el nombre de la entonces ministra de la Familia, Simone Veil.

Algunos diputados de ese grupo derechista habían presentado durante el debate otra enmienda para que el costo de una interrupción voluntaria del embarazo dejara de estar cubierto por la Seguridad Social. Siete parlamentarios votaron a favor de esa disposición, que fue rechazada por 142.

Contra la enmienda adoptada ahora se habían manifestado el pasado domingo varios miles de personas en París, convocados en particular por organizaciones católicas, que ponían el proyecto de ley que se tramita en España como ejemplo de la regulación del aborto que querrían en Francia.