Publicado: 30.12.2013 12:31 |Actualizado: 30.12.2013 12:31

Los dirigentes chinos no podrán fumar en lugares públicos

China es el mayor productor y consumidor de tabaco del mundo, con 300 millones de fumadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Partido Comunista de China (PCCh) ha exigido a sus dirigentes que tomen la iniciativa y cumplan la normativa que les prohíbe fumar en espacios públicos y comprar tabaco con fondos estatales, según ha informado este lunes la agencia de noticias china Xinhua.

Los líderes del partido único no tienen permitido fumar en lugares públicos como escuelas, hospitales, instalaciones deportivas, vehículos de transporte público además de todas aquellas instalaciones donde ya exista la prohibición de fumar, según se puede leer en una circular enviada por el Comité Central del PCCh y el Consejo de Estado.

Asimismo, los miembros del PCCh tienen prohibido utilizar fondos de las arcas públicas para comprar tabaco, ni tampoco pueden fumar u ofrecer tabaco mientras llevan a cabo alguna de sus tareas oficiales.

"Fumar sigue siendo un fenómeno relativamente generalizado en instalaciones públicas. Algunos dirigentes fuman en lugares públicos, comportamiento que no sólo supone un riesgo para el ambiente y la salud pública, sino que mancha la imagen de los miembros y líderes del Gobierno y del partido y tiene una influencia negativa", se puede leer en la circular.

La venta de productos derivados del tabaco así como su publicidad también dejará de estar permitida en las sedes del Gobierno y del partido, y se colocarán carteles para advertir de la prohibición en las salas de reuniones y de descanso, en las recepciones, en los pasillos y en las cafeterías. En China hay 740 millones de fumadores pasivos

China es el mayor productor y consumidor de tabaco del mundo. La cifra de fumadores supera los 300 millones, y al menos 740 millones de no fumadores que están regularmente expuestos al humo del tabaco son calificados como fumadores pasivos.

En 2003, el gigante asiático se adhirió al Convenio Marco para el Control del Tabaco (FCTC por sus siglas en inglés) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se hizo efectivo en 2006. El FCTC exige una reducción en los suministros y en el consumo de tabaco. El plan quinquenal 2011-2015 llevaba consigo además el compromiso de introducir la prohibición de fumar en lugares públicos.

Sin embargo, los expertos son generalmente críticos con los actuales esfuerzos del Gobierno, que se mantienen muy por debajo de los estándares del FCTC ya que China todavía no ha redactado ni puesto en vigor ninguna ley para implantar esta prohibición en espacios públicos cerrados.