Publicado: 15.05.2014 21:44 |Actualizado: 15.05.2014 21:44

Discrepancias sobre Catalunya entre los candidatos a presidir la Comisión Europea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La inmigración ilegal, el desempleo y la lucha contra la corrupción en la Unión Europea (UE) se adueñaron hoy del debate entre los cinco candidatos de los principales partidos políticos del continente a la presidencia de la Comisión Europea (CE), emitido en directo en una veintena de países. Jean-Claude Juncker (Partido Popular Europeo), Martin Schulz (Partido Socialista Europeo), Guy Verhofstadt (Alianza de los Liberales y Demócratas), Ska Keller (Verdes Europeos) y Alexis Tsipras (Izquierda Europea) protagonizaron el primer debate televisado de la historia previo a las elecciones al Parlamento Europeo (PE) que se celebran del 22 al 25 de mayo próximos.

A diez días de que se celebren esos comicios, Juncker, Schulz y Verhofstadt señalaron la necesidad de desarrollar una política de inmigración común en los Veintiocho, especialmente después de que una nueva tragedia migratoria ocurriese esta semana en la isla italiana de Lampedusa. Tsipras y Keller fueron los más críticos con las políticas actuales, pues según el político griego "han convertido el Mediterráneo en un cementerio".

Tsipras y Keller fueron los más críticos con las políticas actuales: "han convertido el Mediterráneo en un cementerio"

Por otro lado, los cinco coincidieron en señalar al desempleo como la principal preocupación de la futura CE, aunque discreparan en las recetas para conseguir dar una salida a los 26 millones de parados que hay en la UE, y en especial a los seis millones de jóvenes en esa situación. El luxemburgués Juncker se mostró a favor de que se instaure el salario mínimo en la UE.

Tsipras, por su parte, mantuvo varios rifirrafes con sus contrincantes políticos en el bloque económico del debate a propósito de las políticas de austeridad dictadas desde Bruselas y que dijo "han usado a Grecia de cobaya". Verhofstadt, por su parte, pidió profundizar en el mercado interior para relanzar el crecimiento y Keller abogó por un modelo económico europeo más ecológico. Schulz, que aboga por combinar consolidación fiscal con inversión, fue el más insistente en su discurso sobre la necesidad de luchar contra la evasión fiscal y la corrupción, asunto sobre el que Tsipras, Verhofstadt y Keller se mostraron a favor de aumentar la persecución contra esos delitos con nuevas reglas.

Los movimientos nacionalistas y secesionistas de Escocia y Cataluña fueron hoy motivo de discrepancias entre los candidatos de los cinco principales grupos políticos a la presidencia de la Comisión Europea (CE). La postulante de los Verdes europeos (la cuarta fuerza política en la anterior legislatura), Ska Keller, señaló que "los catalanes deben tener derecho a decidir". "Si yo fuera la presidenta de la CE y los catalanes decidieran ser independientes yo les acogería en la UE", señaló la candidata de origen alemán y 32 años.

En el ecuador del debate, la presentadora del debate, la italiana Monica Maggioni, preguntó a cada uno de los cinco candidatos cómo actuarían como presidentes de la CE para hacer frente a los casos concretos de Escocia y Cataluña, y si consideran que en el caso de que en ellos se celebrase un referéndum sobre su independencia esos territorios deberían pertenecer a la Unión Europea (UE). "Es algo que compete solo a España y a Reino Unido", afirmó el candidato del Partido Popular Europeo (PPE), Jean-Claude Juncker, la formación política que en esta legislatura ha contado con más escaños en la Eurocámara. Juncker agregó que está "a favor de que haya respeto a las constituciones nacionales. Más allá, como con cualquier problema, hay que debatir... Creo que lo más sabio sería no intervenir. Es un asunto de España, y hay que respetar las constituciones nacionales".

"En Catalunya y Escocia quizá se podría hacer algo diferente a modificar las fronteras", apuntó Tsipras

"No somos un Estado federal, somos una unión de diferentes países. Los países deciden sobre la base de sus constituciones nacionales", afirmó por su parte el candidato del Partido Socialista Europeo (PES), Martin Schulz. "En el caso del referéndum escocés está previsto en la constitución. En otros países, es distinto", señaló. "La UE no puede dar una sola respuesta, ni se puede trasladar una solución de un país a otro donde la constitución es distinta", añadió Schulz, que señaló que "si los escoceses deciden ser soberanos, hay un procedimiento para ser miembro de la UE".

La CE ha reiterado en varias ocasiones que una eventual Cataluña o una Escocia independientes quedarían fuera de los tratados y serían consideradas como un país tercero, y por lo tanto fuera de la Unión Europea. Guy Verhofstadt, por su parte, candidato de los liberales europeos (ALDE), al que pertenece CiU, se mostró partidario de que Bruselas se abstenga de intervenir refiriéndose en concreto al caso catalán. "No hay que intervenir. Es una cuestión de los españoles y los catalanes. No es un asunto en que deba inmiscuirse la UE y menos para desempeñar un papel tan negativo como el de José Manuel Durao Barroso", añadió el exprimer ministro belga.

El candidato del Partido de la Izquierda Europea, Alexis Tsipras, se mostró en contra "de las confrontraciones de unos pueblos contra otros" y señaló que "quizá en Cataluña o Escocia se podría hacer algo distinto a modificar las fronteras como tener una mayor autonomía dentro de los Estados", dijo el político griego.