Público
Público

Los disidentes unen sus voces para presionar a Raúl

Los opositores al régimen castrista buscan pacíficamente la contrarrevolución en Cuba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Fidel y su revolución se están muriendo. La oposición interna es más sólida', afirma Héctor Palacios, uno de los 75 opositores encarcelados en 2003, que salió de prisión tres años después por motivos de salud. 'Ya estamos preparados para su muerte y los cubanos deberían regresar, porque es el momento de estar'.

A mediados de los años setenta, la oposición interna, hasta entonces dividida, comenzó a reagruparse. La Asamblea para Promover la Sociedad Civil, Todos Unidos y la Fundación Lawton firmaron el documento Juntarse, palabra de orden, en el que se alejan de divisiones y desconfianzas. En los últimos años se ha acelerado el proceso. 'Ya nos estamos quitando la careta del terror' aseguraba recientemente la cofundadora de Las Damas de Blanco Laura Pollán.

Osvaldo Payá, del Movimiento Cristiano de Liberación, es otro de los opositores más importantes. 'Existe un plan para mantener a los cubanos atrapados en un miedo que ya no funciona', opina. Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana de Derechos Humanos, destaca que 'el verdadero diálogo ha de darse en Cuba'.

En una cárcel de La Habana, Oscar Elías Biscet cumple 25 años de condena. Este líder negro sabe muy bien que 'resistir es la mejor forma de evitar la violencia'. Biscet coordina la resistencia civil a partir del pensamiento de Martin Luther King y Jr., Ghandi.

En 1992, las autoridades pidieron a Miriam Leyva que dejara a su marido, el economista Óscar Espinosa Chepe, por ser 'contrarrevolucionario'. Empezó así su enfrentamiento con un régimen del que tanto ella como su esposo habían sido 'grandes entusiastas'. Su marido fue a la cárcel en 2003 y un año después salió por su delicada salud. 'Estamos cansados del parece que ahora sí', reconoce Miriam con cierta melancolía.

Martha Beatriz Roque, otra disidente histórica, afirma que 'la situación cotidiana de los cubanos es tan desesperada que el cambio no puede estar lejos'. ¿Habrá que esperar a la muerte de Fidel? 'No creo, aunque el primer embargo que hay que quitar es el que nos impone el Gobierno'.

Vladimiro Roca, una de las voces más importantes de la disidencia interna, insiste en la unión: 'La oposición está unida en movilizar a todos, desde los más extremistas hasta los más moderados'.