Público
Público

El doble ataque en Noruega se salda con al menos 92 muertos

La Policía está interrogando al autor del tiroteo de la isla de Utoya durante un campamento juvenil del Partido Laborista. Los medios noruegos le relacionan con ambientes de extrema derecha. La cifra de víctimas podría a&uacute

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un día después del doble atentado, la Policía sigue rastreando pistas para esclarecer los hechos y capturar a los culpables. 

Mientras busca a un posible cómplice del autor atentado según los testimonios de varios testigos, ha arrestado a un hombre que se encontraba en el exterior del hotel en el que el primer ministro, Jens Stoltenberg, está visitando a las víctimas del tiroteo de la isla de Utoya.

El arrestado ha declarado a la prensa que ha sido detenido porque llevaba un cuchillo en uno de sus bolsillos. El primer ministro noruego se encuentra en un hotel próximo a la isla de Utoya.

Al menos 92 personas murieron ayer en la isla noruega de Utoya después de que un hombre abriera fuego en un campamento de verano para jóvenes organizado por el Partido Laborista. La Policía, que aún aporta esta cifra como un balance parcial, está interrogando al hombre de 32 años que fue detenido después de la masacre. Las víctimas se suman a las siete que fallecieron en el atentado en el centro de Oslo, cerrando un día negro para la historia del país.

'Cuando comenzaron los disparos salimos corriendo hasta la playa y empezamos a nadar'  'Nos está llevando mucho tiempo rastrear toda la zona. Lo que sabemos por ahora es que hay al menos 84 muertos en Utoya', dijo a los medios a primera hora de este sábado el jefe de Policía Oystein Maeland, quien no dudo en asegurar que la cifra de víctimas podría ser aún mayor. La cifra de heridos en el tiroteo es todavía un misterio.

Detrás de este ataque, según informó el canal NRK está Anders Behring Breivik, un noruego de 32 años que fue detenido ayer horas después de que comenzaran los disparos. La Policía está interrogándolo, ha registrado su casa y ha cancelado su perfil de Facebook en busca de pistas. Además, tendría una cuenta de Twitter en la que hace unos días escribió un mensaje que ya está siendo interpretado por los medios noruegos como un aviso de la matanza: 'La fuerza de una persona con fuertes convicciones es igual a la de 100.000 que tienen sólo intereses'.

El hecho de que sea noruego y que el grupo islamista Ansar al-Yihad al-Alami se atribuyó el atentado en la capital, según The New York Times, negara horas más tarde  su implicación, podría provocar que se descarte la teoría de un ataque de alguna organización terrorista internacional. De hecho, según informa la BBC, varios medios noruegos relacionan a Behring con ambientes de extrema derecha.

La Policía sigue pensando, no obstante, que ambos sucesos pueden estar relacionados ya que tenían como objetivo el partido del primer ministro, Jens Stoltenberg. Según fuentes policiales citadas por la agencia Reuters, el atentado de Oslo tuvo lugar cerca de las tres y media de la tarde (17.30 horas en la península), mientras que el tiroteo se produjo dos horas más tarde.

El presunto asesino habría empleado varias armas automáticas y pistolas y habría un artefacto explosivo que no llegó a detonarse en las instalaciones del campamento veraniego. La media de edad de los asistentes al campamento estaba entre los 13 y 15 años por lo que se teme que la mayor parte de las víctimas sean niños.

Según el testimonio de varias personas que se encontraban en Utoya, 'nos reunieron a todos en el edificio principal para hablar de lo que había apsado en Oslo. De pronto escuchamos disparos. Pensábamos que no tenía sentido, pero luego todo el mundo empezó a correr', dijo una chica de 16 años llamada Hana al canal TV2 de la televisión noruega. 

'Vi a un policía con auriculares que dijo que quería juntar a todo el mundo. Después salió corriendo y empezó a disparar a la gente. Nos fuismos corriendo a la playa y empezamos a nadar', explicó la joven.

En declaraciones a la BBC, Olen Torp, periodista de NRK, dijo que el autor de la matanza tomó el ferry que conecta Oslo con Utoya disfrazado de Policía y se presentó en el recinto 'diciendo que estaba investigando las explosiones de Oslo. Pidió a la gente que se reuniera y comenzó a disparar, lo que provocó que los jóvenes trataran por todos los medios de ocultarse entre el bosque, los arbustos y algunos incluso se lanzaron al mar intentando escapar de la isla'.

Otro de los testigos lo vivía así: 'La gente caía muerta delante mío. Corrí por el campamento hacia el área de las tiendas de campaña. Vi al hombre armado. Dos personas empezaron a hablarle y dos segundos después estaban muertas. Él llevaba un uniforme negro con bordes rojos. Parecía nazi, con el uniforme que parecía de policía'.

La Policía también ha confirmado que el ataque con explosivos contra la sede del Gobierno noruego se saldó con siete muertos y diez heridos, aunque por ahora no descartan que haya más víctimas entre os escombros de los edificios gubernamentales dañados. 

No se ha confirmado si la explosión fue con  un coche bomba o si el artefacto estaba en la sede del Gobierno Nadie ha confirmado aún si se trató de un coche bomba colocado frente a la propia sede del Gobierno de Stoltenberg o si los explosivos estaban colocados dentro del edificio. El primer ministro salió ileso del ataque y por la tarde convocó una reunión de urgencia del gabinete de ministros.

El rey Harald de Noruega calificó los sucesos de 'tragedia inconmensurable', según informa EFE. 'Es importante mantenernos en estos momentos unidos', añadió en un comunicado.