Publicado: 12.10.2015 19:44 |Actualizado: 13.10.2015 19:03

25 palestinos y cuatros soldados israelíes ya han muerto en
la "intifada de los cuchillos"

Docenas de jóvenes palestinos rompieron hoy la verja divisoria al este del campo de refugiados de Al Bureij, en el centro de Gaza.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:
intifada

Un policía israelí inspecciona el cuerpo sin vida de un palestino en la Puerta de los Leones en Jerusalén.- EFE

JERUSALÉN/GAZA.- Las últimas tensiones entre israelíes y palestinos han vuelto a reavivar el conflicto en Oriente Próximo. En total han perdido la vida 25 palestinos y cuatro soldados israelíes en los últimos 12 días.

Docenas de jóvenes palestinos rompieron hoy la verja divisoria al este del campo de refugiados de Al Bureij, en el centro de Gaza, y penetraron en territorio israelí, según testigos y oficiales de seguridad en la franja.

Testigos palestinos indicaron que alrededor de 40 varones jóvenes, algunos de ellos en motocicletas, se dirigieron a la valla fronteriza y lograron abrirla y atravesarla.

Una portavoz del Ejército israelí confirmó que "docenas de amotinados rompieron la verja de seguridad" y aseguró que en estos momentos "las fuerzas israelíes están conteniendo el incidente", sin poder precisar si están disparando contra los manifestantes.

Oficiales de seguridad de Gaza aseguraron que los soldados israelíes "dispararon intensamente munición real y gases lacrimógenos" contra los que entraron en su territorio. 


El portavoz del Ministerio de Sanidad de Gaza, Ashraf Al Qedra, señaló que tres de los que se infiltraron resultaron heridos por balas recauchutadas y que docenas sufrieron desmayos tras inhalar gas.

Eyad al-Bozom, portavoz del Ministerio de Interior de Gaza, señaló en un comunicado que el ejecutivo de Hamás, que gobierna de facto la franja, no impidió a los jóvenes acercarse a la verja, tal como se había informado en un primer momento que harían.

El incidente tiene lugar en medio de una oleada de violencia en Israel y los territorios palestinos, tres días después de que docenas de manifestantes de Gaza se acercasen a los puestos de control israelíes en varias partes de la divisoria, lanzando piedras y cócteles molotov en unos disturbios en los que murieron ocho jóvenes palestinos.