Público
Público

Donald Trump Críticas a Trump por llamar "agujeros de mierda" a El Salvador, Haití y varios países africanos

El presidente estadounidense reaccionó así cuando dos senadores le plantearon un proyecto de ley migratorio que otorgaría visados a algunos de los ciudadanos de países que han sido retirados recientemente del programa TPS.

Publicidad
Media: 3
Votos: 5

Manifestación contra Donald Trump.

El presidente estadounidense, Donald Trump, llamó este jueves "agujeros de mierda" a El Salvador, Haití y varios países africanos, y sugirió que preferiría recibir en Estados Unidos más inmigrantes de Noruega en lugar de los de esas naciones, informó este jueves el diario The Washington Post.

"¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?", afirmó Trump durante una reunión con legisladores en la Casa Blanca, de acuerdo con el diario, que cita a dos fuentes familiarizadas con el encuentro.

Trump reaccionó así cuando dos senadores le plantearon un proyecto de ley migratorio que otorgaría visados a algunos de los ciudadanos de países que han sido retirados recientemente del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), como El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

Trump sugirió entonces que Estados Unidos debería traer a más inmigrantes de países como Noruega, con cuya primera ministra se reunió este miércoles, de acuerdo con el Post.

Los comentarios de Trump dejaron impactados a los legisladores presentes en la cita, según el diario, que no aclara si el presidente se refería también a Nicaragua con su exabrupto, y tampoco identifica a los países africanos afectados.

El periódico Los Ángeles Times confirmó el informe del Post, y agregó que, antes de proferir el insulto, Trump exclamó: "¿Para qué queremos a haitianos aquí? ¿Para qué queremos a toda esta gente de África aquí?".

Preguntado al respecto, un portavoz de la Casa Blanca, Raj Shah, no negó que Trump hubiera hecho esas declaraciones. "Ciertos políticos de Washington eligen luchar por países extranjeros, pero el presidente Trump siempre luchará por el pueblo estadounidense", dijo Shah en un comunicado citado por varios medios.

Sin embargo, tras la polémica levantada, Trump aseguró haber utilizado "un lenguaje duro" en su conversación. "El lenguaje utilizado por mi en la reunión de DACA fue duro, pero ese no fue el lenguaje empleado. Lo que fue realmente duro fue la extravagante propuesta hecha, un gran paso atrás para DACA", dijo el mandatario en su cuenta de Twitter, al comentar el Programa de Acción Diferida (DACA), que protege a jóvenes inmigrantes llegados a EEUU como niños.

Los políticos exigen disculpas

El embajador de Haití en Estados Unidos, Paul Altidor, consideró este jueves una "agresión" los comentarios de Trump. El embajador aseguró a la cadena MSNBC que su Gobierno ha presentado una petición formal al Ejecutivo estadounidense para que explique las palabras del presidente de EEUU. 

Según recoge la cadena MSNBC, Altidor aseguró que su Gobierno condena "vehementemente" los comentarios de Trump al considerar que están "basados en estereotipos" y, en base a ello, el diplomático añadió contundente: "O el presidente ha sido mal informado o no ha sido bien educado".

El diplomático aseguró que la embajada de Haití en Washington ha recibido quejas de muchos ciudadanos estadounidenses de ascendencia haitiana que piden a Trump que se disculpe. "Los haitianos luchamos junto a los soldados estadounidenses en la guerra de la independencia de Estados Unidos y seguimos siendo grandes contribuyentes a la sociedad estadounidense", destacó Altidor, según recoge MSNBC.

Políticos demócratas y republicanos condenaron también las "racistas" y "divisivas" declaraciones. "Los comentarios (del presidente) son desagradables, divisivos, elitistas y contrarrestan los valores de nuestra nación", consideró en un comunicado la legisladora Mia Love, la primera mujer afroamericana del Partido Republicano en ser elegida para el Congreso y cuyos padres huyeron de Haití en 1973.

Dentro del Partido Republicano, también expresaron repulsa el senador por Oklahoma, James Lankford, y el gobernador de Ohio, John Kasich, una figura moderada dentro del partido y que compitió contra Trump en las primarias por la nominación republicana para las elecciones de 2016. "Estados Unidos fue construido sobre la espalda de los inmigrantes de todas partes del mundo. Debemos honrar esa historia, no rechazarla", señaló Kasich en su perfil de Twitter.

Asimismo, nada más hacerse públicos los comentarios, numerosos legisladores de la oposición demócrata criticaron al mandatario. En un comunicado, la presidenta del Caucus Hispano del Congreso, la demócrata Michelle Luján Grisham, llamó al resto de legisladores, demócratas y republicanos, a rechazar con fuerza la declaración "vil" de Trump que "erosiona la fibra moral" que une al pueblo estadounidense.

"Estos comentarios del presidente de Estados Unidos son sorprendentes y vergonzosos. Lo siento, pero no pueden ser definidos de otra manera que como racistas", afirmó en una rueda de prensa el portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas, Rupert Colville. "No se puede rechazar un país entero o un continente como 'agujeros de mierda', cuyas poblaciones enteras, que no son blancas, no serán bienvenidas", agregó.

Contra la "lotería de los visados"

El proyecto de ley negociado por seis senadores bipartidistas eliminaría la llamada "lotería de visados" que cada año asigna 50.000 visas a ciudadanos de países con una baja tasa de emigrantes en Estados Unidos, un mecanismo que beneficia mayoritariamente a países de África.

Según dijo a Efe una fuente del Senado que pidió el anonimato, la mitad de esos visados se reasignarían a los que hasta ahora estaban protegidos por el TPS y la otra mitad estaría reservada a inmigrantes que demostraran cualidades profesionales que merecieran su entrada en Estados Unidos, el famoso "mérito" que defiende Trump.

El acuerdo también abriría un camino a la ciudadanía para más de un millón de jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños, conocidos como "dreamers" ("soñadores" en español), y concedería más de 1.000 millones de dólares para proyectar y construir una barrera física en la frontera con México.

"Un vago desmentido"

Tras el revuelo causado por sus palabras, Trump ha negado en su cuenta de Twitter haber usado "ese lenguaje" en la reunión del presidente con varios legisladores. Sin embargo, el senador demócrata Dick Durbin, uno de más activos en la lucha por los derechos de los inmigrantes indocumentados, confirmó este viernes que Donald Trump sí calificó como "agujeros de mierda" a varios países como El Salvador, Haití y otras naciones africana.

"El presidente comenzó a tuitear esta mañana negando haber usado esas palabras. No es cierto. Él dijo esas cosas llenas de odio y las dijo repetidamente", señaló en declaraciones a los medios Durbin, quien se encontraba en la citada reunión con Trump.

"Le dije al presidente: '¿Se da cuenta de cuán doloroso es ese término para tanta gente? Los afroamericanos creen haber emigrado encadenados a los Estados Unidos. Cuando habla así les duele personalmente'. A lo que él contestó: 'Oh, esa es buena'", explicó Durbin.