Publicado: 17.09.2015 09:05 |Actualizado: 17.09.2015 09:05

Donald Trump se desinfla en el segundo debate republicano

El magnate, favorito en los sondeos, sale mal parado de los rifirrafes con el resto de aspirantes. Activistas protestan contra la retórica antinmigrante de algunos candidatos

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
Donald Trump junto a la prensa a la conclusión del debate. - REUTERS

Donald Trump junto a la prensa a la conclusión del debate. - REUTERS

SIMI VALLEY.- El empuje de Donald Trump se desinfla. El magnate perdió fuelle en el segundo y largo debate de aspirantes republicanos a la Casa Blanca celebrado en el mausoleo de Ronald Reagan en el que, a pesar de dominar parte de la conversación, su argumentario brilló por su ausencia en materias domésticas.

Trump, líder en los sondeos, salió mal parado en rifirrafes con el exgobernador de Florida Jeb Bush, en relación con la gestión de su hermano, el expresidente George W. Bush, y con la exdirectora ejecutiva de Hewlett Packard (HP), Carly Fiorina, respecto a sus comentarios machistas. Hasta Simi Valley, al noroeste de Los Ángeles, donde se celebró el debate, se desplazaron activistas latinos para protestar por la retórica antinmigrante exhibida por algunos de los candidatos.

Trump concentró los ataques de la mayoría de sus rivales, que no dudaron en afirmar que no está preparado para ser presidente de EEUU, y que es un ególatra que solo cree en sí mismo, en palabras de George Pataki y Bobby Jindal, respectivamente. Pataki, exgobernador de Nueva York, y Jindal, gobernador de Luisiana, participaron en la primera parte del debate, la de los postulantes peor posicionados en las encuestas, junto con el exsenador por Pensilvania Rick Santorum y el senador de Carolina del Sur Lindsey Graham.



En el segundo tramo, el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, aseguró que EEUU no necesita "un aprendiz (en alusión al programa de televisión que presentaba Trump, "The Apprentice") en la Casa Blanca. Ya tenemos uno ahora". Fiorina, en tanto, calificó a Trump de "maravilloso animador" y mostró su confianza en que "el sentido común" de los votantes pongan a Trump en su sitio. "Creo que todas las mujeres en este país hemos escuchado muy claramente lo que Trump ha dicho", manifestó la única fémina en la contienda en respuesta a las formas con que el magnate inmobiliario trata a las mujeres.

La exdirectora ejecutiva de HP salió muy reforzada de este debate a pesar de que, según Trump, no debería haber participado dada su falta de apoyos. Según el último sondeo de CBS y The New York Times, el magnate cuenta con un 27% de los apoyos de las bases republicanas, seguido por el médico Ben Carson (23%) y Jeb Bush (6%), mientras que Fiorina cuenta con un 4%. "Creo que eres una mujer hermosa", respondió Trump a Fiorina en un cruce de declaraciones.

Trump junto al médico Ben Carson, segundo en los sondeos, en un momento del debate. - REUTERS

Trump junto al médico Ben Carson, segundo en los sondeos, en un momento del debate. - REUTERS

La segunda parte del debate incluyó a Trump, Carson, Bush, Fiorina, Scott Walker, los senadores por Texas, Florida y Kentucky Ted Cruz, Marco Rubio y Rand Paul, respectivamente, los gobernadores de Nueva Jersey, Chris Christie, y Ohio, John Kasich, y el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee, quien denominó al grupo como el "A-Team", como la serie de televisión de la década 1980, y a Trump "Mr. T".

En materia migratoria los precandidatos coincidieron en la necesidad de frenar la entrada ilegal de personas en EEUU y Trump insistió en su idea de construir un gran muro en la frontera con México, un plan cuestionado por ineficaz por Bush, Rubio, Christie y Carson, quien sí se mostró abierto a la deportación masiva propuesta por Trump. Carson dijo que escucharía a quien pusiera sobre la mesa una estrategia viable para realizar esas deportaciones, aunque afirmó no cree que algo semejante sea posible.

"Mi mujer es méxico-estadounidense y quiere que se asegure la frontera", dijo Bush, que consideró que en materia migratoria el país está en "una encrucijada" en la que hay que elegir entre la vía "optimista" de Ronald Reagan (reforma migratoria que amnistió a millones de inmigrantes irregulares en los años 80) o "la de Donald Trump, que dice que todo está mal".

Trump responsabilizó a la gestión del expresidente George W. Bush de que Barack Obama llegara al despacho oval, lo que no sentó bien en la audiencia, que aplaudió a Jeb Bush cuando respondió que su hermano protegió a EEUU. El acercamiento de la Administración de Obama a Irán y el acuerdo nuclear con el país de los ayatolás fue muy criticado por los republicanos, que mostraron su predilección por endurecer la política exterior de EEUU en Oriente Medio, así como con Rusia. "El trato con Irán amenaza la supervivencia de la civilización occidental. No podemos tener un Irán nuclear", manifestó el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee.