Público
Público

EEUU Donald Trump muestra el sueño americano con el cierre de fronteras, el mantenimiento de Guantánamo y el rechazo a inmigrantes

Donald Trump ofrece un discurso conciliador con características similares a las intervenciones de sus precesores en su primer Estado de la Unión.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Donald Trump en el Estado de la Unión/REUTERS

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ofreció este martes su primer discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso, donde rindió cuentas a los legisladores para presentar los logros y retos de su Presidencia.

La intervención de Trump se basó en diez grandes líneas maestras:

1. "LOS ESTADOUNIDENSES TAMBIÉN SON SOÑADORES"

El presidente utilizó el término "soñadores", empleado para referirse a los jóvenes indocumentados que llegaron al país como niños, para reinterpretar el concepto de "sueño americano" y ensalzar los logros económicos cosechados bajo su Presidencia. "Mi deber -subrayó- es defender a los estadounidenses y su derecho al sueño americano porque ellos también son soñadores".

2. LAS INFRAESTRUCTURAS, LA BUROCRACIA Y EL EMPIRE STATE BUILDING

Trump se sirvió de la rápida construcción del emblemático edificio neoyorquino -en tan solo un año- para atacar los trámites burocráticos actuales y pedir al Congreso un plan de inversión de 1,5 billones de dólares para tener las infraestructuras "seguras y modernas" que necesita el país.

3. NO MÁS "COMPLACENCIA" CON COREA DEL NORTE

"Las experiencias pasadas demuestran que la complacencia y las concesiones solo incitan a la agresión y la provocación", dijo sobre Corea del Norte el mandatario, quien avanzó que no repetirá los "errores" de sus predecesores en este ámbito.

4. FIN A LOS "MALOS" TRATADOS COMERCIALES

El presidente mantuvo la línea de "EEUU primero" que promovió durante su campaña presidencial y su primer año al frente de la Casa Blanca, y dijo que se ha acabado la "era del sometimiento" a los tratados internacionales en materia comercial: "Trabajaremos en arreglar los malos tratados y negociaremos nuevos", sentenció.

5. JERUSALÉN Y LA AYUDA INTERNACIONAL PARA LOS "AMIGOS"

El magnate se refirió al polémico reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y criticó que docenas de países cuestionaran en la ONU la "soberanía de EEUU" para tomar ese tipo de decisiones. En esta línea, pidió al Congreso que se asegure de que solo los "amigos" de EEUU se beneficien de su ayuda financiera.

6. EL MURO DE MÉXICO PARA CERRAR LA PUERTA A "TERRORISTAS"

Trump continuó con la retórica que le hizo destacar en la campaña de 2016 y afirmó que el muro previsto en la frontera sur con México "cierra las lagunas explotadas por criminales y terroristas para ingresar" en su país. También reclamó un "sistema migratorio seguro, moderno y legal", e incidió en la necesidad de fortalecer las fronteras, lo que consideró esencial para que "las drogas y las pandillas" no lleguen a las comunidades.

7. GUANTÁNAMO Y LAS PRISIONES

Otro de los aspectos destacados fue el anuncio de que mantendrá abierta la prisión de la base militar de Guantánamo (Cuna), anulando una orden ejecutiva del expresidente Barack Obama que urgía al cierre de la cárcel. En el terreno penitenciario, también avanzó que impulsará una reforma del sistema nacional en aras de facilitar la reinserción de los exconvictos.

8. LA REVISIÓN DEL TRATADO CON IRÁN

El presidente también reclamó al Poder Legislativo que revise y corrija los "defectos" del tratado nuclear con Irán, que calificó como "terrible", y reiteró su apoyo al "pueblo iraní en su valiente lucha por la libertad".

9. RUSIA Y CHINA AMENAZAN LOS VALORES ESTADOUNIDENSES

Trump se refirió a Moscú y Pekín como sus "rivales" y dijo de ellos que "desafían" los valores de EEUU: "Alrededor del mundo -remarcó-, enfrentamos regímenes arrogantes, grupos terroristas y rivales como China y Rusia que desafían nuestros intereses, nuestra economía y nuestros valores". Fue la única referencia a Rusia, ya que no hizo ningún comentario sobre la supuesta injerencia del Gobierno de Vladímir Putin en los comicios presidenciales de 2016.

10. RECONSTRUIR EL ARSENAL NUCLEAR DE EEUU

El mandatario, que cumple su primer año en el cargo, abogó por "modernizar y reconstruir" el arsenal nuclear del país, aunque precisó que lo hará "con la esperanza de nunca tener que usarlo, pero haciéndolo tan fuerte y poderoso que disuada cualquier acto de agresión". Quizá algún día, añadió, "haya un momento mágico en el que los países del mundo se junten para eliminar sus armas nucleares", pero aún "no ha llegado"

Mantiene la linea

El presidente estadounidense  llamó a la conciliación ante las amargas divisiones políticas en el país, pero se enrocó en algunas posturas polémicas que le impidieron tender puentes a la oposición demócrata.

Trump pedió a los estadounidenses que convivan "como una familia" y al Congreso que "deje a un lado las diferencias". Pero, según expertos, él mismo boicoteó la eficacia de ese mensaje. "La sección sobre la reforma migratoria hizo mucho daño al objetivo general de unidad", señala un experto en comunicación política en la Universidad de Michigan, Aaron Kall.

Similitud en el discurso con sus precesores

Trump no suele fijarse en el ejemplo de sus predecesores, pero en esta ocasión sí emuló a otros presidentes e incluso explotó al máximo la costumbre de incluir en su discurso las historias de sus invitados personales, que estaban presentes en la sala. "Reagan fue el primero que convidó a un invitado especial, Lenny Skutnik, en 1982. Trump llevó al extremo esa idea al invitar y reconocer a mucha gente", subrayó Kall.

Eso generó una similitud entre su discurso y el que dio en 2015 un gran antagonista de Trump, Barack Obama, que también conectó su mensaje con las historias personales de sus invitados, dijo Lehrman.

Trump se asemejó a otro presidente demócrata, Bill Clinton, en su decisión de "ignorar" en el discurso la investigación sobre los posibles lazos entre Rusia y su campaña; igual que, hace 20 años, su predecesor decidió no mencionar el escándalo sobre Mónica Lewinsky en su alocución sobre el Estado de la Unión, según Kall.

Los expertos coinciden en algo: el aura "presidencial" que Trump conquistó con este discurso se disipará pronto, a golpe de tuits.