Publicado: 23.12.2015 11:10 |Actualizado: 23.12.2015 12:25

Dotcom, un excéntrico informático en un laberinto legal de extradición

Desde su detención en enero de 2012 en Nueva Zelanda, el excéntrico empresario informático está acusado por presunta piratería informática.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Dotcom, un excéntrico informático en un laberinto legal de extradición. /EFE

Dotcom, un excéntrico informático en un laberinto legal de extradición. /EFE

SIDNEY.- Desde su detención en enero de 2012 en Nueva Zelanda, el excéntrico empresario informático Kim Dotcom está atrapado en un laberinto legal de extradición a Estados Unidos por presunta piratería informática. Un tribunal neozelandés, después de varios meses de retrasos, autorizó este miércoles su extradición, decisión que ha sido apelada por la defensa, lo que augura un proceso largo y complejo que puede durar meses o incluso años.

El fundador del clausurado portal de almacenamiento y descargas Megaupload nació como Kim Schmitz el 21 de enero de 1974 en la ciudad alemana de Kiel, entonces en la Alemania Oriental, y también tiene por el lado materno la nacionalidad finlandesa. El informático, de 2 metros y más de 130 kilos de peso, cambió el apellido a Dotcom en 2005 en honor a la tecnología que le había ayudado a amasar una fortuna y llevar una vida de lujo, mansiones y coches deportivos en Hong Kong o Nueva Zelanda, donde adquirió la residencia en 2010.

Dotcom también utilizó en el pasado seudónimos como Kim Jim Vestor o Kimble, en honor al personaje televisivo Richard Kimble de la serie El fugitivo, nombre con el que aparentemente entró en su adolescencia a los portales de la NASA, el Pentágono y Citibank. Este empresario emprendedor carece de estudios universitarios pero estuvo detrás de diversos proyectos como la quebrada compañía de seguridad informática DataProtect.



Su nombre saltó a las portadas en enero de 2012 cuando fue detenido junto con tres de sus entonces socios en la mansión que tenían en las afueras de la ciudad de Auckland

Su nombre saltó a las portadas de los periódicos en enero de 2012 cuando fue detenido junto con tres de sus entonces socios en la mansión que tenían alquilada en las afueras de la ciudad neozelandesa de Auckland. En el operativo policial, orquestado por el FBI estadounidense contra la piratería informática y que supuso también detenciones en Estados Unidos y Europa, le confiscaron sus bienes y le congelaron sus cuentas.

Dotcom se ha visto envuelto desde entonces en un largo y complicado proceso en los tribunales neozelandeses que deben decidir sobre su extradición a Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses atribuyen a Megaupload haber provocado pérdidas de más de 500 millones de dólares a la industria del cine y de la música al transgredir los derechos de autor de compañías y obtener con ello unos beneficios de 175 millones de dólares.

En medio de este vía crucis legal de cuatro años, Dotcom se separó en 2014 de Mona, madre de sus cinco hijos, ha tenido que salir de la lujosa mansión que alquilaba y se ha distanciado de sus exsocios, aunque no ha dejado de crear nuevos proyectos informáticos de almacenamiento de archivos o música y hasta un álbum musical. Incluso en 2014 creó el Partido Internet, aunque sin participar como candidato, justificando que su salto a la política se debía a la "persecución contra su persona" por parte de Estados Unidos, unido al cierre de Megaupload.

Dotcom ya ha tenido problemas con la justicia porque en Alemania fue detenido por traficar con tarjetas para llamadas telefónicas robadas

Dotcom ya ha tenido anteriormente problemas con la justicia porque en Alemania en 1994 fue detenido por traficar con tarjetas para llamadas telefónicas robadas y después fue arrestado nuevamente y sentenciado a dos años de prisión suspendida por fraude y espionaje informático. En 2001, cuando aún era llamado Kim Schmitz, gastó 375.000 dólares en la compra de acciones del portal de ventas en internet "LetsBuyIt", que estaba al borde la quiebra.

Dotcom después anunció una inversión de 50 millones de dólares, que no efectuó, y el precio de las participaciones de ese portal subieron como la espuma, tanto que al venderlas se embolsó por estas 1,5 millones de dólares. Por el negocio fraudulento, el informático y conocido aficionado al juego "Call of Duty", fue detenido en Tailandia, deportado a Alemania y condenado a 20 meses de cárcel y una multa de 100.000 euros.

Asimismo, Dotcom, que lanzó un grupo llamado Háckers Jóvenes Inteligentes contra el Terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2011, asegura haber entrado en las cuentas de un banco sudanés que pertenecía a Osama bin Laden y ofreció entonces unos 10 millones de dólares por su captura. El informático alemán se considera un pionero de internet perseguido como el excontratista de la CIA estadounidense Edward Snowden o el fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange.

lea también...