Publicado: 28.03.2016 11:05 |Actualizado: 28.03.2016 17:54

Un dron muestra la ciudad de Palmira tras el paso del Estado Islámico

El grupo yihadista se hizo con su dominio el pasado 20 de mayo. Sus integrantes dinamitaron tres torres funerarias, el templo de Bel, el templete de Bal Shamin y el arco del triunfo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:
Una vista general de la antigua ciudad de Palmira, tras ser recuperada por el Ejército sirio. REUTERS/

Una vista general de la antigua ciudad de Palmira, tras ser recuperada por el Ejército sirio. REUTERS/

MADRID.- Un vídeo realizado con un dron muestra las ruinas históricas de la simbólica ciudad siria de Palmira, después de que las Fuerzas sirias recuperasen el control de de la ciudad casi un año después de que los yihadistas del autoproclamado Estado Islámico se apoderasen de ella.

Las imágenes captadas muestran la Palmira que se han encontrado las tropas del Ejército de Bashar al Asad. Desde que el Estado Islámico se hiciera con el dominio de la población el pasado 20 de mayo, sus integrantes han dinamitado tres características torres funerarias del siglo I d.C., el templo de Bel, el templete de Bal Shamin y el arco del triunfo. 



El director del Observatorio, Rami Abdulrahman , dijo que 400 combatientes de Estado Islámico murieron en la batalla de Palmira, que calificó como la mayor derrota del grupo desde que proclamó su califato tomando el control de áreas de Siria e Irak en 2014. De acuerdo con el Observatorio, alrededor de 180 soldados sirios y aliados murieron en la contienda con la que se retomó Palmira.

"La liberación de la ciudad histórica de Palmira es un importante logro y otro indicio de que el éxito de la estrategia del ejército ruso y sus aliados en la guerra contra el terrorismo", dijo Asad a parlamentarios franceses de visita en Siria.

Palmira, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco, siempre fue conocida por albergar algunos de los monumentos antiguos mejor conservados de todo el mundo. Tras caer en manos de los terroristas, el Estado Islámico voló el Templo de Bel y el Arco de Triunfo, de 2.000 años de antigüedad. Además, el anfiteatro romano lo usaron para las ejecuciones públicas.