Público
Público

Duisburgo autorizó la Loveparade en la explanada para ahorrar costes

Bomberos y policía cargan contra la organización y el control de la fiesta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Conforme pasan los días, continúa la cascada de declaraciones sobre las supuestas malas medidas de seguridad y de organización que causaron la tragedia del Loveparade.

En Duisburgo, la ciudad en la que se produjo el pasado sábado la tragedia, diversas revelaciones colocaron en una incómoda situación al Ayuntamiento, la policía y los organizadores, muy criticados desde los medios de comunicación alemanes por autorizar el evento, en que murieron un total de 20 asistentes, entre ellos dos jóvenes españolas.

Un día después de conocer que los bomberos habían advertido ya meses antes de lo inseguro del emplazamiento de la fiesta, un informe del semanario Der Spiegel destacaba que varios protocolos de seguridad no fueron observados.

De acuerdo con este medio, los organizadores de la Loveparade no observaron la anchura mínima prevista para acceso y salida de emergencia. Asimismo destaca que había quedado claro en el informe preliminar que en ese recinto sólo podían autorizarse concentraciones de hasta 250.000 personas.

Pese a ello, Duisburgo autorizó la fiesta en ese lugar para ahorrarse costes de seguridad, ya que buscar un recinto mayor implicaba aumentar el contingente policial, según apuntó a ese medio el presidente del sindicato policial, Rainer Wendt.

La policía dice que advirtió a los organizadores de los peligros

Mientras, este martes la policía de Duisburgo ha salido al paso a las críticas por las medidas de seguridad dispuestas para la Loveparade y afirma que había advertido a los organizadores de los peligros de esa multitudinaria fiesta.

El diario Süddeutsche Zeitung, que cita fuentes internas policiales, informa de que en múltiples encuentros previos la policía de Duisburgo expresó claramente sus recelos a la organización.

Según esa fuente anónima, el anterior jefe de la policía de la ciudad, Rolf Cebin, ahora jubilado, se opuso 'intensamente' a la celebración de la fiesta en Duisburgo, lo provocó una dura respuesta de un diputado del Bundestag (Parlamento) de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Thomas Mahlberg, que pidió su relevo.

Por su parte, en declaraciones que publica el diario Rheinische Post, el alcalde de Duisburgo, Adolf Sauerland, rechaza haber recibido advertencias por parte de los responsables de seguridad, aunque admite que sí hubo 'voces críticas', como ocurre cuando se trata de organizar eventos de este tipo, recelos que 'siempre se toman muy en serio'.

El organizador Schaller sostiene que la tragedia se podría haber evitado

El organizador Schaller ha criticado la actuación policial y sostiene que la tragedia se podría haber evitado, si se hubiera abierto a tiempo las oportunas vías de evacuación al detectar que el túnel estaba abarrotado de gente.

Algunos voces subrayaron que una ciudad con escaso medio millón de habitantes y sin recintos para acoger fiestas multitudinarias, debería haber declinado acoger este evento, como lo hizo el año pasado la vecina Bochum, por no sentirse en condiciones de ofrecer la seguridad necesaria.