Publicado: 17.10.2015 23:08 |Actualizado: 17.10.2015 23:08

Echenique: "Si se aprueba el TTIP, la soberanía estará en manos del consejo de administración de Facebook o Google"

El diputado aragonés y líder de Podemos en esa comunidad llama a acabar de raíz con el acuerdo comercial que negocian la UE y EEUU. Carga contra el PSOE por sus contradicciones, acusa a PP y C'S de respaldar a las multinacionales con su apoyo al tratado, y asegura que hoy el TTIP ya es tan impopular como en su día lo fue la Guerra de Irak.

Publicidad
Media: 4.47
Votos: 15
Comentarios:
Pablo Echenique, en los cursos de verano impartidos por la Universidad Complutense de Madrid./ ALFREDO MATILLA, UCM.

Pablo Echenique, en los cursos de verano impartidos por la Universidad Complutense./ ALFREDO MATILLA ( UCM)

BRUSELAS.- "Tan poco popular como cuando el PP metió a España en la guerra de Irak, en contra de todo el mundo y de la mitad de su electorado". Así es como considera Pablo Echenique Robba (Rosario, 1978) al TTIP, el polémico tratado de libre comercio que Washington y Bruselas negocian con sigilo, y al que se opone frontalmente su partido. El mismo tratado que cuenta con el beneplácito de PP y Ciudadanos, además del intermitente respaldo del PSOE, que según el diagnóstico de Echenique está intentando nadar y guardar la ropa de cara a sus votantes y a las grandes multinacionales.

El secretario general de Podemos en Aragón y diputado en esta comunidad atiende a Público en un pasillo en penumbra, apenas unos minutos después de intervenir en una de las charlas orquestadas por las Euromarchas en la Universidad Libre de Bruselas (ULB), este mismo viernes. El ex-eurodiputado y científico del CSIC reconvertido -temporalmente- en político cree que el acuerdo está "manchado de fábrica", y no ve posible modificarlo para que permita mejorar las vidas de los ciudadanos europeos. "Imaginar que puede haber un TTIP bueno es como creer en la Abeja Maya", sostiene Echenique, que al mismo tiempo asegura que todavía es posible evitar la firma del acuerdo. O eso, sopesa, o dejar la soberanía en manos de las corporaciones que pelean para mantener con vida al Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP), y que al parecer cada vez lo tienen un poco más difícil.

¿Qué línea de actuación seguirá Podemos con el TTIP si logran gobernar?

Si el Parlamento español tuviera que aprobar el TTIP, y si nosotros tuviéramos fuerza, la cámara lo rechazaría.

¿Y si no lo consiguen gobernar?

Haríamos toda la fuerza política que hiciera falta para que no se apruebe, porque es una cuestión de soberanía. Si el TTIP se aprueba importa poco que el presidente se llame Pablo Iglesias, Pedro Sánchez o Mariano Rajoy. La soberanía ya no estaría en el pueblo ni en el Congreso de los Diputados, ni siquiera en la Comisión Europea: estaría en el consejo de administración de Facebook, Google, Procter & Gamble y Shell.

"Si el TTIP se aprueba, importa poco que el presidente se llame Pablo Iglesias, Pedro Sánchez o Mariano Rajoy"

Nosotros somos demócratas, pensamos que para que un país funcione las decisiones fundamentales tienen que estar en la soberanía popular. El TTIP es todo lo contrario, y evidentemente nos opondríamos de todas las maneras posibles.

¿Por qué dicen 'no' al TTIP'?

Básicamente porque es un tratado pensado y redactado por las multinacionales europeas y norteamericanas. EL TTIP surge de la voluntad de las grandes corporaciones de rebajar las garantías legales y democráticas que hay en estos momentos para hacer negocio a través de las fronteras. Hay un montón de estudios que demuestran que sólo beneficiaría a las grandes empresas, y se ve en tratados previos como el que firmaron México, Canadá y EEUU [NAFTA], que ha supuesto la destrucción de empleo en EEUU.

¿Por qué muchos españoles todavía no saben qué es el TTIP si tiene tanta importancia?

Por varios motivos. El primero es que las negociaciones se están llevando a cabo en la máxima de las opacidades. Ni siquiera todos los eurodiputados tienen acceso a todos los documentos, yo no podía cuando fui eurodiputado porque no estaba en ciertas comisiones. Lola Sánchez sí podía entrar [en la sala de lectura segura], pero tenía que hacerlo sin herramientas electrónicas, para evitar que pudiera hacer copias de los documentos. Parece casi una película de espías, pero la opacidad permite hacer política en contra de la mayoría, y los poderosos lo saben y lo aplican. Susan George dice que el TTIP es un tratado vampiro, que cuando vea la luz morirá.



A veces parece que el TTIP suena lejano, hacen falta ejemplos concretos. Ayer hablaba de las ventajas que supondrá para los latifundistas frente a los pequeños agricultores aragoneses, ¿algún otro ejemplo?

En España la explotación agropecuaria media tiene unas 13 hectáreas, pero en EEUU es 16 veces más grande. Allí la producción agrícola y ganadera está en manos de empresas mucho más grandes, y evidentemente si se igualan las normas de comercio y de producción de un lado y de otro nuestros pequeños agricultores no podrán competir con empresas que tienen economías de escala, se los van a comer. Otro ejemplo es el número de sustancias sintéticas, de químicos, prohibidos en EEUU y Europa. La legislación de seguridad sanitaria en Europa es mucho más exigente que en EEUU, y eso se ve en el número de intoxicaciones y en el número de personas que mueren cada año por comer alimentos en mal estado o intoxicados, que es mucho menor en Europa. El TTIP habla de 'homogeneizar' la legislación europea y norteamericana, y eso significa que las menores garantías que hay allá se puedan transplantar aquí. La idea del TTIP es que todas aquellas leyes que puedan menoscabar el beneficio de las grandes corporaciones deben ser homogeneizadas, como llaman ellos, pero siempre en el sentido de perjudicar las garantías ciudadanas y los derechos de las mayorías y facilitar que se haga negocio. Para mí hay un dato revelador: sólo el 0,75% de las pymes exporta. Solamente el 0,75%. Eso me deja claro que el TTIP no está diseñado para el tejido de pequeñas y medianas empresas, el de la inmensa mayoría, el que genera más empleo.

¿Cuál de todas las aristas del TTIP es más peligrosa? ¿El ISDS y los tribunales arbitrales? ¿El Consejo de Cooperación reguladora?

Creo que el TTIP hay que no aprobarlo, aunque si yo tuviera que elegir la arista más peligrosa escogería el ISDS. Que una empresa pueda demandar a un estado nación por haber promulgado una ley que reduce sus beneficios es sencillamente diabólico, y basta pensar en el caso más obvio de todos, el salario mínimo. Si hay un ISDS de un tribunal privado que permite demandar al estado español por subir el salario mínimo, porque esa subida hace que Google gane menos dinero que antes, estamos poniendo la soberanía popular directamente en manos de las grandes corporaciones.

Creo que también hay que desmantelar el discurso del grupo socialista en el Parlamento Europeo y en las cámaras españolas, la postura de que es posible un TTIP bueno, de que tiene problemillas pero se pueden arreglar. Eso es mentira. Es mucho más sencillo hacer algo nuevo si queremos que el comercio entre Europa y EEUU funcione mejor y beneficie a la gente corriente de ambos continentes. Empecemos de nuevo, pero no trabajemos con un documento que viene manchado de fábrica. El tratado no se arregla quitándole el ISDS.

¿Se puede parar? Critica la posición de los socialistas, que en Aragón votan una PNL contra el TTIP junto a Podemos y en el Europarlamento pactan con el PP una enmienda al informe sobre el acuerdo. ¿A qué se deben estas contradicciones?

Creo que sí se puede parar. Hace unos días hubo una manifestación multitudinaria en contra del TTIP en Alemania. Creo que la gente empieza a saber qué es, pero hay que seguir diciéndolo, explicándolo. Creo que se puede parar con contestación ciudadana, exigiendo en el Parlamento Europeo que se someta a referéndum en los 28 países. La Comisión no quiere que esto pase, perderían la votación. Hay sondeos a nivel europeo con decenas de miles de encuestados en los que el rechazo al TTIP es superior al 90%. Estamos hablando de algo tan poco popular como cuando el PP metió a España en la guerra de Irak, en contra de todo el mundo y de la mitad de su electorado. La postura del PSOE es interesante porque el PP Europeo y el de España siempre van a estar a favor de ayudar a las multinacionales, ahí no hay nada que hacer. Como diputados, como representantes, ellos no se deben a sus votantes, nunca se han debido, y siempre van a estar a favor del tratado.

¿Por eso están PP y Ciudadanos a favor del TTIP?

Claro, tienen el mismo modelo económico, aunque sean diferentes en algunas cosas. Ciudadanos, aunque en la práctica no lo vemos con tanta contundencia, discursivamente apuesta por regenerar las instituciones y luchar contra la corrupción . El PP también lo dice, pero ya es imposible creerles, y parece que hay gente que todavía quiere creer a Ciudadanos. Desde luego en el programa económico no ocultan nada, es el mismo del Partido Popular y por eso Ciudadanos está plenamente a favor del TTIP. Creo que a nivel político y de las cámaras, tanto en el Parlamento Europeo como en el Congreso español y los parlamentos autonómicos, hay que poner a la socialdemocracia enfrente de sus contradicciones. En Aragón, el discurso que mantenía el PSOE es el que te acabo de comentar: estamos en contra de este TTIP, pero nos imaginamos que puede haber un TTIP bueno, y eso es como creer en la Abeja Maya. De cara hacia fuera, y para no enemistarse con la élite económica de la que todavía son en buena medida rehenes, tienen que mantener ese doble discurso que no les haga perder apoyo entre las clases populares, y que a la vez no le ponga a todo el poder financiero en contra, cosa a la que la socialdemocracia tiene mucho miedo. Por fortuna hay fuerzas como Podemos que no tienen ese miedo, y que pueden decir claramente que no queremos el TTIP y que no hay manera de reformarlo.