Publicado: 07.09.2016 00:31 |Actualizado: 07.09.2016 00:31

La economía de Palestina
sería el doble de grande sin
la ocupación de Israel

Un informe de la agencia de la ONU para el Comercio y Desarrollo denuncia las restricciones y la destrucción generada por la actuación de las autoridades israelíes y destaca que los territorios palestinos ocupados podrían reducir de forma drástica sus niveles de desempleo y pobreza.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Niños palestinos desayunan antes de ir al colegio en la localidad cisjordana de Susiya. Los alumnos caminan un largo recorrido hasta el colegio debido a la falta de infraestructuras y a la prohibición de Israel de construir un centro educativo. - EFE

Niños palestinos desayunan antes de ir al colegio en la localidad cisjordana de Susiya. Los alumnos caminan un largo recorrido hasta el colegio debido a la falta de infraestructuras y a la prohibición de Israel de construir un centro educativo. - EFE

MADRID.- La economía de Palestina podría ser el doble de grande si no fuera por la ocupación de Israel. Es la conclusión a la que ha llegado la agencia de Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo (UNCTAD) que ha divulgado este martes un informe en el que destaca además que los territorios palestinos ocupados podrían reducir de forma drástica sus niveles de desempleo y pobreza.

El documento explica que "sin la ocupación israelí, la economía de los territorios ocupados podría generar el doble del Producto Interior Bruto (PIB)".  La UNCTAD señala las enormes restricciones a los movimientos de palestinos y sus mercancías, la confiscación de tierras, la destrucción de viviendas, recursos hídricos, vegetales y de otros bienes, así como la expansión de los asentamientos de colonos israelíes como principales motivos de la destrucción de la economía palestina. El estudio señala también al proceso continuo de desagriculturalización y desindustrialización que ha alterado las estructuras económicas.



La agencia de la ONU pone de relieve la presencia de 142 nuevas colonias en Cisjordania, lo que lleva a que los colonos israelíes representen un 20% de la población de la zona. Bajo todas estas trabas y restricciones, el PIB de los territorios palestinos ocupados creció un 3,5% en 2015, después de un retroceso del 0,2% en 2014, cuando la Franja de Gaza se vio afectada por un devastador conflicto entre Israel y Hamás.

El informe destaca asimismo las restricciones comerciales que impone Israel, el principal proveedor de Palestina, pero que a la vez, argumentando problemas de seguridad, bloquea cada vez más productos e impone tributos aduaneros que en 2015 representaron 50 millones de dólares.

La UNCTAD propone el establecimiento de "un marco sistemático, riguroso e integral para evaluar el actual coste económico de la ocupación". El documento destaca que esa evaluación y un examen de los costes generados por los obstáculos al comercio y desarrollo "es esencial para encaminar la economía palestina hacia un desarrollo sostenible y lograr una solución justa al conflicto".